19/11/12

''Ignorancia y falta de sensibilidad'' impiden preservar los archivos históricos nacionales
ARTURO JIMENEZ

El problema del olvido, daño y pérdida de gran parte de los archivos históricos de México, que guardan la memoria del paí­s, no se debe tanto a la ausencia de presupuesto como a ''la ignorancia, la falta de personal especializado y, lo peor, a la carencia de sensibilidad", expresó Marí­a Isabel Grañén Porrúa, presidenta de Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (Adabi)*.

Esta asociación civil, auspiciada por la Fundación Alfredo Harp Helú y que se revela como un ejemplo de interés empresarial por la cultura, presentó ayer sus ediciones de 2004: 23 inventarios, tres catálogos, una memoria de los archivos municipales de Puebla y dos publicaciones, algunos recogidos en disco compacto.

Este ordenamiento y edición de archivos civiles y eclesiásticos han sido entregados por Adabi a centros de investigación en humanidades, archivos generales y municipales de los estados donde ha trabajado y algunas bibliotecas para que puedan ser consultados y difundidos entre los investigadores y otros interesados en las labores de indagación histórica.

Propuestas para 13 estados en 2005

Tras reconocer el trabajo de la historiadora Stella María González Cicero, como directora de Adabi, Grañén Porrúa, esposa del empresario Harp Helú, agregó que durante 2003 y 2004 la asociación ha apoyado 76 proyectos en 16 estados del paí­s, sobre todo Puebla y el Distrito Federal, y que se distribuyen así­: 60 archivos históricos, nueve bibliotecas de libros antiguos y siete proyectos de asesorí­a y capacitación.

''Esto se dice fácil, pero el trabajo en cada archivo es especí­fico y debe adecuarse a las necesidades de cada acervo", comentó Grañén Porrúa, y recordó que ''las actividades se encaminaron principalmente al rescate de archivos municipales, a la descripción de documentos y a la conservación de fuentes, así­ como a la difusión de publicaciones e infraestructura".

Para ello, Adabi realizó un trabajo reconocido por propios y extraños como ''muy eficiente" y de ''bajo costo", pues en 2004 operó con 5 millones de pesos, de los cuales la asociación aportó 70 por ciento y las instituciones beneficiadas el restante 30.

''El próximo año 2005 tenemos propuestas para trabajar en 13 estados con 43 proyectos, y el Consejo de Adabi, debido a los resultados obtenidos en estos dos primeros años, ha decidido aumentar el presupuesto a 6 millones de pesos anuales", dijo Grañén Porrúa, quien adelantó que una de esas entidades será Oaxaca, con un rico acervo, incluidos documentos escritos en lenguas indí­genas.

El paso del tiempo

Realizada en el Centro de Estudios de Historia de México, Condumex, en la presentación de las publicaciones de Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México participaron además González Cicero, la directora de Adabi; Juan Manuel Herrera Huerta, historiador, archivista y director de la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada de la Secretarí­a de Hacienda y Crédito Público.

Además Teresa Rojas Rabiela, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologí­a Social, e Ignacio González Casanova, historiador y funcionario de la Fundación Mapfre-Tavera, con sede en España y que ahora se suma a algunos proyectos de Adabi.

Herrera Huerta reflexionó sobre el riesgo que corren los acervos documentales con el paso del tiempo, el polvo, la humedad, la arbitrariedad e inclusive el descuido que provoca accidentes en recintos en apariencia resguardados de manera adecuada.

Y puso el ejemplo trágico de lo ocurrido en la Biblioteca Duquesa Ana Amalia, en la ciudad de Weimar, Alemania, donde el pasado 2 de septiembre un incendio acabó con 30 mil libros de las centurias XVI a XVIII, algunos ejemplares únicos, dañó otros 40 mil, se perdieron 2 mil manuscritos medievales, 8 mil 400 mapas históricos y una colección de partituras originales, entre otro valiosos tesoros históricos.

Juan Manuel Herrera Huerta reconoció la contribución de Adabi, una asociación civil que rescata archivos públicos, para ''dar marcha atrás" a las manecillas del reloj, ''poner en movimiento" documentos históricos mediante su trabajo editorial y ayudar a proteger tan importante patrimonio documental de México.

*La asociación civil Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI), impulsa proyectos enfocados al rescate, preservación, valoración, investigación y difusión documental y bibliográfica; fomenta la conciencia de que los documentos son fuentes primordiales para comprender la historia y el desarrollo de la vida nacional y divulga su experiencia en los campos de la archivística civil y eclesiástica, libro antiguo, conservación, restauración y encuadernación.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2004/11/25/06an2cul.php?printver=1&fly=

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada