13/4/13

Secado con ventilación ambiental o indirectamente para documentos 


1. Preparar un espacio limpio y seco en el que la temperatura no exceda los 20° C y la humedad relativa se mantenga por debajo del 50% para prevenir el brote de microorganismos y reducir la deformación del material. 

2. Mantener el aire en movimiento de forma constante utilizando ventiladores en el área de secado. Esto acelerará el proceso de secado y evitará el crecimiento de microorganismos. Si los materiales se secan en el exterior, se debe considerar que la exposición prolongada de los materiales a la luz del sol puede provocar la decoloración de las tintas y acelerar el envejecimiento del papel. Se debe tener cuidado de que la brisa no haga volar los documentos sueltos. Los ventiladores no deben apuntar directamente a los materiales a secar. 

3. Las hojas sueltas pueden extenderse sobre mesas, pisos o superficies planas protegidas con papel secante o papel periódico sin imprimir. También se pueden usar lazos para tender ropa, debidamente tensados y dispuestos paralelamente unos muy cerca de otros o perpendicularmente formando una retícula para conseguir una superficie de secado estable.


4. Si los documentos están elaborados con papel recubierto, las hojas aún húmedas deben separarse cuidadosamente para evitar que se peguen. Para separarlas sin romperlas se puede colocar una sección de película de poliéster encima, hacer presión sobre ésta hasta que se adhiera a la hoja mojada y levantarla, despegándola de la subyacente. Posteriormente la película plástica se cuelga con pinzas en un tendedero; conforme se vaya secando el papel se irá despegando del plástico, por lo que antes de que caiga deberá separarse y extenderse en una superficie plana.5. Una vez secos los documentos deberán colocarse en folders y cajas limpias y secas. El material secado siempre ocupará un mayor volumen del que ocupaba antes de mojarse.


Secado de libros mojados con aire 

Este método es adecuado para libros húmedos o mojados en secciones, como en las orillas. Libros empapados deberían secarse por congelamiento al vacío para minimizar las deformaciones, al igual que los libros con hojas de papel recubierto y aquellos cuyas tintas sean solubles en agua. 

1. Se siguen los pasos 1 y 2 del secado de documentos. 

2. Intercalar secciones de papel absorbente, papel secante delgado o periódico sin imprimir, cada cierto número de páginas, comenzando de atrás hacia delante, y papel secante grueso entre las tapas y el cuerpo del libro. No se deben intercalar demasiadas hojas para evitar que se deforme el volumen. Se cierra el libro y se coloca sobre varias secciones de papel secante. Los papeles intercalados deberán cambiarse con frecuencia. Cada vez que se cambien se dará vuelta al libro. 

3. Cuando los libros están secos pero se sienten fríos al tacto, se deberán cerrar y colocar en posición horizontal sobre una mesa o una superficie plana, procurando devolverles su forma original y colocando un poco de peso sobre ellos. No se deberán encimar libros que se están secando. En ningún caso deberán devolverse a su lugar hasta que estén completamente secos, de lo contrario existen riesgos de proliferación de microorganismos. 

4. La humedad persistirá por algún tiempo en los márgenes internos, a lo largo del lomo y entre las tapas y las guardas, sobre todo en los libros cosidos a máquina. Por ello deberán revisarse dichas áreas durante el secado. 


5. Si las orillas están ligeramente mojadas, el libro puede apoyarse sobre el pie y ventilarse abierto frente a una corriente de aire. Para minimizar la deformación, cuando estén casi secos deberán colocarse en posición horizontal con un ligero peso encima. Los ladrillos envueltos en papel o tela funcionan bien como pesos. 


6. Si se dispone de un lugar con aire acondicionado capaz de mantener una humedad relativa constante entre 25 y 35 % y una temperatura entre 10 y 18° C, los libros con las orillas mojadas pueden secarse aproximadamente en dos semanas sin tener que intercalar papel absorbente. Los libros con papel recubierto no deben someterse a este método. 

Superada la emergencia y finalizada la recuperación del material, el equipo de trabajo deberá evaluar si su plan para el manejo de emergencias funcionó y formularse las siguientes preguntas: ¿Cómo podrían evitarse eventos similares en el futuro? ¿Qué acciones funcionaron y cuáles no? ¿Qué insumos faltaron o fueron insuficientes? Si una institución se prepara para enfrentar las emergencias puede reducir los daños que éstas ocasionan y contribuir a la preservación de la memoria documental bajo su resguardo.

Bibliografía 

ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Cuadernos del archivista. Manual básico para la conservación de archivos. México: AGN, 2006. Documento base para la elaboración de la Guía para la salvaguarda de documentos en circunstancias de riesgo. 
BUCHANAN, Rally, “Rescate de emergencia de libros y documentos mojados”, en El manual de preservación de bibliotecas y archivos del Northeast Document Conservatíon Center, Santiago de Chile, Centro Nacional de Conservación y Restauración DIBAM, 2000. 
Brown, Karen E., “Bibliografía sobre manejo de emergencias”, en El manual de preservación de bibliotecas y archivos del Northeast Document Conservation Center, Santiago de Chile, Centro Nacional de Conservación y Restauración DIBAM, 2000. 
Lindblom, Beth y Karen Motylewski, “Planificación para enfrentar desastres”, en El manual de preservación de bibliotecas y archivos del Northeast Document Conservation Center, Santiago de Chile, Centro Nacional de Conservación y Restauración DIBAM, 2000. 
Walsh, Betty, Salvage Operations for Water Damaged Archival Collections: A Second Glance, Waac Newsletter, Volume 19, Number 2, May 1997. 
http://palimpsest.stanford.edu/waac/wn/wn19/wn19-2/wn19-206.html. 
Waters, Peter, Salvage ok Water Damaged Library Materials, The U.S. National Archives & Records Administration. 
http/www.archives.gov/preservation/conservation/library-materials-01.html?template=p

Fuente: http://www.agn.gob.mx/menuprincipal/archivistica/pdf/guiaconservacion2011.pdf
Véanse nuestro anteriores artículos en la etiqueta "Conservación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada