3/12/17

PROBLEMAS GENERADOS 
POR LA HUMEDAD:
EL MOHO

Imagínate: acabas de comprar un libro de segunda mano y parece que es todo lo que estabas buscando para agregar a tu librería. Es casi perfecto, excepto por el omnipresente olor a humedad que viene con él.

Por desgracia, ese olor puede ser indicio de un almacenamiento inadecuado en un sótano húmedo y frío o en un ático sin aislamiento, dejándolo disponible a la formación de moho y hongos. Estos hongos son los culpables más comunes del familiar "olor a libro viejo", pero el olor es el menor de los posibles efectos perjudiciales.


El moho y los hongos viven de materia orgánica (cuero, madera, papel, tela, etc ) y con el tiempo su presencia puede debilitar la estructura del libro, manchar la cubierta y las páginas y provocar efectos negativos en la salud, especialmente para la gente con alergias o asma.

Es importante identificar el crecimiento activo del moho y de los hongos y eliminarlos antes de que se extiendan a través de toda tu biblioteca a otros libros.

¿Qué es el moho?

Los mohos son organismos que no son ni plantas ni animales. Son parte del reino de los hongos. A diferencia de las plantas, los mohos no obtienen su energía del sol mediante la fotosíntesis. De hecho, el moho no puede crecer bajo la luz ultravioleta del sol.

Los mohos también digieren o "comen" el material en el que están creciendo. La función del moho es descomponer la materia orgánica en descomposición, como las plantas muertas, hojas o animales muertos.


Crecimiento de moho en interiores y al aire libre

Al aire libre, podemos encontrar moho que crece en lugares como el suelo, la madera, las plantas en descomposición y los animales muertos.

Algunos de los lugares donde al moho le gusta crecer en el hogar incluyen alfombras, papel, cuero, paneles de yeso, madera, el aislamiento y la comida.  

Condiciones para el crecimiento del moho en las casas

Además del oxígeno y los materiales orgánicos que contienen carbono para proporcionarle los nutrientes, el otro requisito principal que el moho necesita para crecer es la humedad. Podemos encontrar moho creciendo en casi cualquier lugar siempre y cuando haya suficiente cantidad humedad para ello.

Los problemas de moho no pueden desarrollarse en las casas a menos que exista un problema de humedad. La acumulación de humedad puede ser causada por la intrusión de la humedad, la condensación o las fugas de agua, derrames, inundaciones, etc. La mayoría de los mohos sólo requieren estar en materiales adecuados y mojados durante 24-48 horas para que puedan crecer.

Los mohos que pueden sobrevivir utilizando sólo como fuente de alimentación la humedad por condensación, se llaman xerófilos, mientras que otros mohos requieren de una acumulación de humedad para crecer. En los interiores, la mejor manera para prevenir el crecimiento del moho es limitar la humedad.

Además de la humedad, el moho también necesita que la temperatura sea la correcta antes de que puedan empezar a crecer. El moho crece mejor en temperaturas que nosotros consideraríamos calientes, sin embargo hay algunas especies de hongos que incluso pueden crecer a temperaturas tan bajas como de 2 grados centígrados. Si las condiciones ambientales de una colonia de moho se vuelven desfavorables, en lugar de morir, los mohos pueden permanecer latentes hasta que las condiciones vuelvan nuevamente a ser las correctas y puedan seguir creciendo.

Información biológica del moho

Una colonia de moho se considera como un solo organismo. El cuerpo principal (llamado micelio) de una colonia de moho se compone de una red de filamentos multicelulares conectados llamados hifas. El crecimiento del moho visible es siempre en colonias, ya que el moho que no está en una gran colonia es demasiado pequeño para verlo a simple vista.

El moho digiere aquello donde está creciendo con el uso de enzimas que libera desde las puntas de las hifas y rompen el material donde el moho está viviendo. Entonces las hifas absorben estos nutrientes y los pasan a través del micelio hacia la colonia del moho.

Información sobre las esporas del moho

Si las condiciones tales como los niveles de oxígeno, la temperatura, la luz y los nutrientes disponibles son correctos, el moho puede crear esporas en los extremos de las células hifas. El moho utiliza esporas para reproducirse de la misma manera que las plantas utilizan semillas.

Una vez formadas, las esporas de moho comenzará a ser liberadas en el aire y se extenderán para crear nuevas colonias de moho. Si cae una espora en un material adecuado y las condiciones ambientales son las adecuadas, entonces las esporas pueden germinar en una célula hifal nueva y comenzar una nueva colonia de moho. Uno de los principales requisitos ambientales para que las esporas puedan crecer es la humedad, en sitios húmedos, la mayoría de las esporas necesitan que la superficie esté húmeda durante 24-48 horas.

Las esporas del moho flotan constantemente a través del aire libre y bajo los techos y es imposible eliminarlas completamente del interior de los edificios. Las esporas son resistentes y aunque no germinen pueden durar años.

Información de moho tóxico

A parte de los varios cientos de miles de especies de mohos, hay alrededor de 16 especies diferentes que se conocen como mohos tóxicos ya que pueden liberar micotoxinas tóxicas para los seres humanos y animales.

Algunos tipos de mohos tóxicos más comunes son:

Fusarium
Paecilomyces
penicillium
Stachybotrys
Trichoderma

No todo el moho negro es tóxico

No todo el moho de color negro u oscuro es tóxico. Por ello, si encuentras moho negro que sospechas que te está dando síntomas de intoxicación, deberías hacer una prueba para identificar las especies de mohos antes de tomar medidas drásticas como mudarte o deshacerte de tus pertenencias.

¿Por qué ahora el moho tóxico es un problema mayor?

Especies tóxicas de moho siempre han existido, por supuesto, pero recientemente parecen ser más problemáticas. Una de las razones es debido a los nuevos sistemas de construcción de edificios que surgieron durante los años 1970 en respuesta a la crisis energética. Estos nuevos sistemas de fabricación aspiran a una mayor conservación de la energía, lo que requiere nuevos edificios más herméticos.

Esto significa que los edificios están menos ventilados, no pudiendo "respirar" aire libre por lo que las bolsas de aire húmedo pueden ser atrapadas por largos períodos, lo que da lugar al crecimiento de moho. También muchos de los materiales de construcción utilizados en la actualidad son más adecuadas para el crecimiento de moho.

Los problemas del moho negro tóxico y el síndrome del edificio enfermo

Las micotoxinas producidas por el moho tóxico son unas de las principales causas del síndrome del edificio enfermo. Si hay una infestación de moho tóxico en una parte de un edificio, las microtoxinas producidas por él se puede propagar rápidamente por todo el edificio con el aire acondicionado y afectar a todas las partes.


Quitar moho de los libros

El moho y los hongos viven de materia orgánica (cuero, madera, papel, tela, etc ) y con el tiempo su presencia puede debilitar la estructura del libro, manchar la cubierta y las páginas y provocar efectos negativos en la salud, especialmente para la gente con alergias o asma.

Es importante identificar el crecimiento activo del moho y de los hongos y eliminarlos antes de que se extiendan a través de toda tu biblioteca a otros libros.

El moho es un tipo de hongo que puede crecer sobre cualquier superficie, siempre y cuando pueda encontrar una fuente de alimento y la humedad adecuada para su desarrollo. Se puede desarrollar en la ropa, madera, yeso, etc. Aparece más a menudo en las superficies naturales y porosas, como el algodón, lino, seda, lana, cuero y papel. Se reproduce por nubes de esporas, por lo tanto, tiene la capacidad de "saltar" de un libro a otro.


Es probable que tengas creciendo moho en tu libro si observas alguno de los siguientes problemas:
- Filamentos blancos que se extiende a través de las superficies porosas.
- Evidencia de daños por agua.
- Puntos o manchas extrañas.
- Libro con "olor a viejo", ese aroma omnipresente es a menudo causado por el moho, incluso después de que se elimine.
- Un parche de puntos o manchas, o una capa en forma de escamas en polvo, normalmente de color blanco, negro o gris en la superficie del papel.

Si identificas la aparición de moho en cualquiera de tus libros, revistas o papel, retíralo de tu colección de inmediato, ya que contagiará al resto de libros.

Prevención

La humedad es la condición número uno para el crecimiento del moho y los hongos. Es la humedad en el aire lo que permite a las esporas de moho crecer y propagarse. Piensa en sótanos húmedos, áticos mohosos, o la ropa que queda en la lavadora demasiado tiempo, estos son los principales hábitats para el crecimiento del moho.

Mantén tus libros en un estante que tenga un flujo de aire decente, no en un armario, sótano, o contra una pared exterior de la casa.

Mantén una buena circulación del aire con el uso de ventiladores. Si es posible, use un aparato de aire acondicionado durante los meses de verano y un calentador durante el frío invierno para mantener una temperatura alrededor de 70 grados Fahrenheit (21 grados Celsius).

Un deshumidificador debería ayudarte a mantener la humedad por debajo del 60 por ciento, pero sólo cuando sea necesario. Los libros que que tienen sus páginas demasiado secas pueden acabar dañándose.

Mientras que las plantas de interior son una hermosa adición a una habitación, tu biblioteca estará mejor sin ellas, o al menos intenta mantener las plantas lo más alejadas posibles de las estanterías.

Limpia la parte superior de tus libros con regularidad, una superficie limpia es menos atractiva para las esporas.

Algunos coleccionistas de libros utilizan aceite esencial de lavanda aplicado directamente sobre la estantería, ya que es un anti hongos muy efectivo, pero esto dará aroma a tus libros y puede causar decoloración.

También es recomendable mantener una pequeña luz eléctrica apuntando hacia tu estantería, pero esto también puede causar la decoloración de tus libros con el paso del tiempo.

Cuidado y eliminación

Si eres un bibliófilo casual o un coleccionista dedicado, tus libros probablemente significan mucho para ti. Si no te sientes seguro aplicando los siguientes consejos o remedios caseros sobre tus libros acude a un profesional que pueda limpiar tus libros y te garantice los resultados.

Recuerda, el moho puede ser perjudicial para ti, así como para tu apreciada biblioteca. Por favor ten cuidado y usa una máscara sobre la boca y la nariz para reducir el impacto en tu salud.

Eliminar formación de moho en el exterior de un libro seco

Si percibes un crecimiento en la portada de tu libro, puedes usar un pincel fino o un paño muy suave para cepillar suavemente el moho. Alternativamente, puedes utilizar una aspiradora con un accesorio en la manguera que te permita añadir un filtro HEPA o una hoja de secadora en la boquilla también puede ser un recurso eficaz para eliminar el moho de la cubierta del libro.

Para un libro de bolsillo se puede utilizar un paño suave ligeramente humedecido con alcohol desnaturalizado para matar el moho. Usa movimientos suaves para no dañar la cubierta del papel y asegúrate de que eliminas el exceso de líquido y secas el libro bien pero con suavidad.

El alcohol desnaturalizado es básicamente ethanol con un poco de metanol y aditivos como el isopropyl alcohol o la acetona, que se añaden para disuadir a los bebedores por su sabor desagradable. Lo inutilizan para la bebida, pero no para sus aplicaciones industriales.

Para encuadernaciones de paño, cuero, u otros tipos de tapa dura, se puede limpiar con alcohol desnaturalizado, pero asegúrate de probar en una esquina no visible, para comprobar si sucede algún cambio de color o deterioro.

Eliminación del moho y evitar su crecimiento en las páginas de un libro seco

Coloca una hoja de papel encerado por debajo de la página con moho para proteger la página detrás de él. Al igual que en el paso anterior, utiliza un cepillo suave para eliminar con cuidado el moho evidente. Humedece un paño suave con agua oxigenada o alcohol desnaturalizado y límpialo con cuidado

Quitar el moho y evitar su crecimiento en un libro húmedo

No intentes cepillar o limpiar el moho de tus libros húmedos, ya que probablemente se esparcirá y manchará la superficie. Debes secar el libro y luego tratar el problema del moho.

Si no puedes trabajar en el secado y limpieza de un libro húmedo inmediatamente, colócalo en una bolsa de plástico con cierre hermético y ponlo en el congelador. Posteriormente déjalo descongelar y una vez que esté listo prueba los siguientes métodos de secado para un libro:

Coloca hojas absorbentes (toallas de papel, papel absorbente, etc.) entre cada página del libro y envuelve el libro en una toalla. Colócale un gran peso encima para exprimir la humedad. Tendrás que reemplazar los materiales absorbentes que estés utilizando con frecuencia. Repite el proceso hasta que el libro esté apenas húmedo y no mojado.

La circulación del aire es muy útil para el secado de un libro. Puedes utilizar ventiladores o secadores de pelo para acelerar el proceso de secado, pero el aire dirigido a los libros por un largo período de tiempo puede causar deformaciones de la cubierta, las juntas y las páginas.

Si el clima es el adecuado, puedes colocar los libros bajo la luz del sol, ya que la exposición a los rayos UV del sol pueden ayudar a matar a las esporas de moho. Recuerda, sin embargo, que la luz puede causar daños y decoloración, así que aparta tus libros del sol después de una hora bajo el mismo.

Puedes secar un libro completamente húmedo rociándole fécula de maíz entre las páginas y dejándolo en una bolsa de plástico o una caja durante un par de horas. El almidón de maíz absorberá el exceso de humedad. Cuando quites el libro de la bolsa o caja, utiliza un cepillo suave para limpiar la fécula de maíz y repite el proceso si es necesario.

Quitar el olor a humedad después de eliminar el moho

Si has limpiado tu libro de moho y de hongos, pero todavía tiene olor a humedad, puedes espolvorear bicarbonato de sodio en un recipiente hermético o bolsa y colocar el libro dentro durante un par de horas. El bicarbonato de sodio es muy eficaz en la absorción del olor a humedad. Una vez más, repite el proceso si es necesario.

Absorbentes de humedad

Los absorbentes de humedad son muy útiles en los hogares, sobre todo debido a que inhiben el crecimiento de moho y hongos. El moho generalmente crece en lugares húmedos, como los sótanos, la cocina y el baño.


Para resolver el problema del moho, hay que colocar los absorbentes de humedad en paquetes, bolsitas o cubos donde pueden ayudar a eliminar la humedad de una habitación o espacio cerrado.

Tipos de absorbentes de humedad

Gel de sílice

Este absorbente de humedad está hecho de silicato de sodio. Su nombre puede ser engañoso porque esta forma de sílice es realmente sólida. Se produce en forma moldeada o granular. El gel de sílice tiene un efecto muy fuerte de atracción de las moléculas de agua.

El material se coloca generalmente en un plástico permeable al vapor y se coloca dentro de unos contenedores herméticos para evitar que la humedad salga de nuevo. El gel de sílice no debe ser ingerido, ya que es una sustancia venenosa. Para asegurarse de que el producto no sea comido, los fabricantes suelen colocar una advertencia en el envase de plástico del gel de sílice.

El gel de sílice tiene una muy fuerte calidad absorbente en temperatura ambiente. Sin embargo, puede dejar de absorber agua cuando se expone a temperaturas cercanas o superiores a 40 grados centígrados. Estos absorbentes de humedad se utilizan por lo general en ambientes que están a temperatura ambiente. Los geles de sílice son muy caros, por lo cual no se recomiendan para áreas muy grandes, como sótanos y cocinas.

Absorbentes de humedad de arcilla

Los absorbentes de humedad de arcilla ofrecen una alternativa barata a la absorción de la humedad en una casa o en cualquier otro espacio en el que la humedad conduce a moho.

Algunos hogares que hacen uso de ladrillos de arcilla con frecuencia no tienen moho porque la humedad es absorbida por la arcilla que tiene cualidades para eliminar la humedad que es la causante del crecimiento del moho.

Hay una desventaja en utilizar absorbentes de humedad de arcilla. Su propiedad de absorción de la humedad es muy baja en comparación con los otros dos tipos. Para áreas muy húmedas, no se recomiendan los absorbentes de humedad de arcilla. Otra alternativa incluye el carbón, el carbón vegetal, sal de roca y grava áspera.

Cloruro de calcio

Tal vez el mejor absorbente de humedad es el cloruro de calcio. Este compuesto es una mezcla de cloro y calcio. Tiene una muy fuerte propiedad de absorbente de humedad que hace que sea el candidato perfecto para la absorción de humedad. El cloruro de calcio se utiliza generalmente en el envío de mercancías y hace un buen trabajo en mantener los productos secos durante toda la duración del viaje.

Para sótanos muy húmedos, cocinas, armarios, muebles y otros espacios, el cloruro de calcio sí proporciona una absorción eficaz de la humedad. A veces, un ventilador eléctrico puede hacer que el efecto de deshumidificación del compuesto sea mucho más rápido. Coloca el ventilador sobre un cubo de cloruro de calcio y el movimiento de aire permitirá que la humedad circule por encima del compuesto.

Como alternativa, la sal de roca también se puede utilizar como alternativa del compuesto. Aunque la sal de roca no es tan poderosa como el cloruro de calcio, proporciona una alternativa eficaz a la absorción de la humedad, además de que es más barata y fácil de conseguir.

Hacer absorbente de humedad casero

Muchas veces un cajón de un baño, un mueble o una despensa de la cocina pueden estar llenos de humedad. Esto no sólo puede arruinar los artículos almacenados dentro sino también promover el crecimiento del moho. Una forma de proteger estos objetos es con un absorbente de humedad, o desecante.


Estos desecantes se pueden hacer en casa con una camiseta vieja, bórax y harina de maíz blanco. Estos paquetes o bolsitas se pueden colocar dentro de cualquier área con humedad y ayudar a prevenir el crecimiento y la formación de moho.

Instrucciones para hacer un absorbente de humedad casero:

Corta dos piezas de 15 centímetros por 15 centímetros de una camiseta vieja con una tijera.
Ajusta las dos piezas una con otra creando una bolsa. Usando una aguja e hilo, cose tres de los bordes uniéndolos.
Mezcla una taza de bórax y una taza de harina de maíz blanco en un tazón mediano.
Vierte la mezcla de harina de maíz en el paquete de la camiseta hasta que esté tres cuartas parte de su capacidad. Evita llenar demasiado el paquete. Usa un embudo para verter la mezcla en el paquete.
Cose el cuarto lado abierto de la bolsa cerrándola con aguja e hilo.
Pon el absorbente de humedad en cualquier parte del hogar en el que tengas un problema de humedad, incluyendo armarios, maletas o bajo el lavabo del baño.

Consejo: Las piezas más pequeñas de tela de la camiseta se pueden utilizar para hacer bolsas absorbentes de humedad más pequeñas.


Fuentes: http://eliminarmoho.org/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario