11/7/14

El trabajo voluntario

 En el contexto de una investigación sobre la distribución del trabajo doméstico entre hombres y mujeres, publicada hoy en el matutino Página 12 de Buenos Aires, aparece un apartado que nos interesa especialmente por referirse al TRABAJO VOLUNTARIO, tema del que nos hemos ocupado en ocasión de un encuentro sobre los Archivos Escolares y que nos preocupa recurrentemente.
Tomamos en consideración el hecho de que TODO el trabajo que desde hace siete años se realiza en nuestro archivo es producto del voluntariado.
La Acción Voluntaria organizada es aquella que se desarrolla dentro de una organización sin ánimo de lucro por personas físicas que, de manera altruista y solidaria, intervienen con las personas y la realidad social, frente a situaciones de vulneración, privación o falta de derechos u oportunidades para alcanzar una mejor calidad de vida y una mayor cohesión y justicia social como expresión de ciudadanía activa organizada. (1)
El trabajo voluntario debería cumplir tres condiciones:
Ser desinteresado: el voluntario no persigue ningún tipo de beneficio ni gratificación por su ayuda.
Ser intencionado: el voluntario persigue un fin y un objetivo positivo (buscar un cambio a mejor en la situación del otro) y legítimo (el voluntario goza de capacidad suficiente para realizar la ayuda y de cierto consentimiento por parte del otro que le permite que le ayude).
Estar justificado: responde a una necesidad real del beneficiario de la misma. No es un pasatiempo ni un entretenimiento sin más, sino que persigue la satisfacción de una necesidad previamente definida como tal.
El voluntariado complementa la labor de la administración pública y de los profesionales de la acción social, pero nunca los debería sustituir ni suplantar.


Radiografía de la desigualdad que se vive puertas adentro

"Una encuesta del Indec sobre el trabajo doméstico no remunerado, la primera en su tipo, mostró que la distribución más equitativa de los quehaceres domésticos es más discurso que realidad: de las mujeres, lo hace el 90 por ciento; de los hombres, menos del 60.

[…] El estudio, que recoge respuestas de más de 65 mil personas, representativas de un universo de 26 millones de mayores de 18 años, residentes en hogares de localidades con dos mil o más habitantes de todo el país, es “el primer operativo de cobertura nacional en la temática”, explicó Alejandra Jorge, responsable de su realización junto con Julia Pistonesi.[…] 

[…] La encuesta buscó “cuantificar el trabajo no remunerado en hogares y brinda información sobre la contribución de hombres y mujeres al desarrollo de la sociedad, al aporte de los hogares a la economía”, señaló Jorge, quien subrayó que esos trabajos no remunerados “no están incluidos en las mediciones de las economías nacionales”, pero sí integran las formas de trabajo reconocidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).[...]

El trabajo voluntario

Fuera del hogar propio también es posible registrar trabajo no remunerado, algo que la encuesta abordó considerando como tales a “la ayuda no remunerada prestada a otros hogares y a actividades filantrópicas o de beneficencia, en organizaciones barriales, sociales o deportivas, sindicales, políticas, religiosas”. En promedio nacional, este tipo de compromisos enrola al 12 por ciento de las mujeres y al 7,4 de los varones, aunque en estos casos ellos dedican algo más de tiempo que ellas (7,9 horas semanales los varones; 7,8 las mujeres). La provincia donde más se abocan a voluntariados diversos mujeres y varones es Misiones (15,1 por ciento de las mujeres; 11,4 de los varones), aunque donde más horas semanales se dedican es Santiago del Estero (11 horas, un promedio atribuido a varones). La menor participación de mujeres y varones se registra en Chaco, donde la tasa masculina es sensiblemente menor (4,1 en el caso de las mujeres; 1,4, en el de los varones).

De los dos grandes grupos de tareas realizadas voluntariamente fuera del propio hogar, lo que más participación registra son las actividades de apoyo a otros hogares, tanto en el caso de mujeres como de varones (el 8,4 por ciento de ellas; el 4,9 por ciento de ellos). El trabajo voluntario realizado a través de organizaciones, curiosamente, concita más atención femenina que masculina (el 4,5 por ciento participación entre las mujeres; el 2,9 entre los varones). Sin embargo, a la hora de medir la cantidad de tiempo destinado a estas actividades se registra una pequeña brecha, distinta: mientras que las actividades de apoyo a otros hogares demandan en promedio 8,5 horas semanales a las mujeres y 8,1 a los varones, el trabajo canalizado en organizaciones se granjea más tiempo de los varones que de las mujeres: 6,5 de ellos frente a 4,8 de ellas.

Por otra parte, existe un claro predominio de las estructuras confesionales a la hora de agrupar a esas organizaciones que canalizan trabajo voluntario. El 40,3 por ciento de esa dedicación confluye en organizaciones religiosas, el 20,1 en servicios sociales; el 11,4 en estructuras diversas agrupadas como “otro”, el 10,9 en “cultura, deporte, recreación”, el 9,9 en educación y el 5,2 en salud."

El destacado nos pertenece.
(1) http://www.plataformavoluntariado.org/contents/72-que-es-el-voluntariado
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-250529-2014-07-11.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada