7/3/13

NUESTROS DESAPARECIDOS
 HOY ELENA RINALDI HUBIERA CUMPLIDO 62 AÑOS

"...una cantidad importante de aquellas personas 
cuya permanencia en el centro clandestino de 
detención conocido como “El Vesubio” 
ha podido ser acreditada en la presente 
pesquisa, integran, aún hoy, la categoría de 
detenidos-desaparecidos."


Víctima del Terrorismo de Estado, Elena "Cuqui" Rinaldi (25 años) se había graduado de maestra en 1968 (5º 4ª) en la Escuela Normal de Quilmes. Había nacido el 7 de marzo de 1951, en Bernal, hija de Rosario Rinaldi y Ana Sarlo, y cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 17 de su barrio, La Colonia.

Este año, cuando se conmemore el Día de la Memoria según lo prescripto por el Calendario Escolar, se le rendirá homenaje como a otros ex-alumnos en la sede de "su-nuestra" escuela.


Fue secuestrada en su casa de la calle Intendente Olivieri (antes Mendoza) de Quilmes, el 2 de febrero de 1977 al igual que su esposo Enrique "Tito" Andrés Pocetti (27 años), estudiante de Agronomía y empleado municipal, quien aparentemente fue ultimado en el domicilio. El apellido de "Tito" a veces aparece como Poletti y otras como Focetti. Elena se desempeñaba como maestra en la escuela Nº 2 de Florencio Varela. "...hacían trabajos barriales, como el agua, en señalar a los chicos que tenía problemas de aprendizaje en el Barrio Buenaventura y en el Barrio La Serranitas."


"La existencia de centros clandestinos de detención en la Argentina de mediados de la década del ’70 del siglo XX es, sin lugar a dudas, la página más negra de toda nuestra historia como país, no solamente por el hecho en sí de su existencia, sino además, porque estos sitios infernales irrumpieron en el marco de una sociedad supuestamente “civilizada”, con la tasa de educación más alta de toda América Latina y con estándares culturales similares a los de Europa, al menos en los grandes centros urbanos."
(http://www.bc-consultores.com.ar/articulos/fallos/1279530192.pdf)


Vamos a proseguir con el análisis de la responsabilidad de Ricardo Néstor Martinez. 
[…] 
Un último punto a destacar del legajo, por demás sugestivo, es la felicitación especial que surge de la foja de observaciones en la que con fecha 10 de junio de 1977, se consignó “FELICITADO POR LA DIRECCIÓN NACIONAL EN VIRTUD DE LA EFICIENCIA Y VOCACIÓN DE SERVICIO EN BENEFICIO DE LA INSTITUCIÓN Y DE LA PATRIA EN LA DIFÍCIL MISIÓN DESARROLLADA”. 
[…] 
Ana María Di Salvo refirió que justamente era la persona a quien ella conoció como Pájaro, y que para fin de abril aproximadamente, llevó a los prisioneros restos de comida de su fiesta de cumpleaños. 
[…] 
Ana María Di Salvo lo identificó en la sala como Pájaro. Además de referir que lo recordaba por haber llevado al centro clandestino las sobras de la comida de su cumpleaños, contó que éste hablaba mucho con Elena Rinaldi de Pocetti, allí secuestrada, y que cuando ella fue sacada de las cuchas –se encuentra desaparecida- dijo textualmente: “…y vio que no estaba [por Martínez], movía la cabeza como si dijera “no puede ser”, y que se apoyaba en la puerta, que era la madera de la cucha, mirando el hueco vacío donde había estado Elena.” (Alegato juicio CCD Vesubio -sin los hechos- 10.-)

22. Privación ilegal de la libertad –durante más de un mes- y tormentos de Elena Rinaldi de Pocetti. 

Se encuentra acreditado en autos que Elena Rinaldi de Pocetti, quien permanece desaparecida, fue privada ilegalmente de la libertad y mantenida en cautiverio en el CCDT “El Vesubio”, al menos entre el 9 de marzo y el 19 de abril de 1977; por lo que su cautiverio en este sitio se extendió por un período superior a un mes. También se ha confirmado que durante ese lapso fue sometida a tormentos en este sitio. 

Su paso por el CCDT ha sido corroborado por el testimonio de Ana María Di Salvo - detenida en “El Vesubio” desde el 9 de marzo de 1977 hasta el 20 de mayo del mismo año-, quien al respecto, relató “...que Elena Rinaldi de Pocetti fue la primera en caer de las tres, es decir, la primera secuestrada. Eso lo he sacado por las fechas. En Página 12, o La Opinión, no se si ya se llamaba Página 12, que publicaron un cuadernillo en el cual aparece la lista de desaparecidos, los niños, con datos exactos y de los que no se tienen los datos completos. Y de ese listado observé que Elena Rinaldi de Pocetti fue la primera en caer, después «la tana» y después Silvia de Rafaelli” (fs. 69.017/8). 

Al ampliar su declaración testimonial precisó: “Otra detenida era Elena Rinaldi de Pocetti, la nombré en mi declaración anterior, ella ya estaba cuando yo llegué, ella era una de las tres que estaba en la Jefatura, era amiga de Silvia y de La Tana, pero no sé si se conocían de antes o se conocieron ahí. A ella se la llevaron unos días antes de mi libertad, con posterioridad de La Tana y Silvia. Era morocha, muy callada, era reservada” (fs. 68.288). 

Coincidentemente, Elena Alfaro, en su testimonio obrante a fs. 25.497/8 dijo: “En relación a las personas que estuvieron cautivas en el mismo período que la declarante [...] estaba una chica a la que llamaba «Elena de Quilmes», «Cuqui» que era Rinaldi de apellido y ya estaba en el campo cuando la declarante llega y fue traída de otro campo con «La Tana» y «Silvia» que es llevada a vivir con Delta”

En consecuencia, las constancias relatadas hasta el momento permiten tener por prima facie acreditada la privación ilegal de la libertad y los tormentos padecidos por Elena Rinaldi de Pocetti durante su estancia en “El Vesubio”, evento que habrá de serle reprochado –en los términos del art. 306 del C.P.P.N.- a Cendón y a Minicucci.

(http://www.bc-consultores.com.ar/articulos/fallos/1279530192.pdf)


Véase nuestra entrada del 19/09/12 para más detalles sobre Elena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada