7/3/13

EL EXTRAORDINARIO POTENCIAL DEL ARCHIVO FOTOGRÁFICO

Lewis Hine, fotógrafo humanista

Una de las grandes antologías fotográficas de 2012 se expuso en el Nederlands Fotomuseum de Rotterdam (Holanda). Se trata de "Lewis Hine: fotografía para el cambio", que ha permitido al público europeo entrar en contacto con la obra intensa de uno de los primeros fotógrafos sociales, capaz de plantear, durante el primer tercio del siglo XX, una alternativa de compromiso frente al esteticismo de los pioneros de la fotografía.

El joven sociólogo yanki, Lewis Wickes Hine, encontró en la cámara fotográfica un vehículo formidable para poder dar testimonio acerca de las condiciones de vida de la clase obrera (especialmente la infancia) en el país de la "Señora de la Antorcha". Es, posiblemente, el padre del reportaje social. O mejor dicho, es quien sabe sacar el mejor partido de la herramienta que el reportaje social podía representar. Un siglo después estas imágenes constituyen un material histórico documental de excepción.


Lewis Wickes Hine (Wisconsin, 6 de setiembre de 1874 - Nueva York, 3 de noviembre de 1940)  entra en la Universidad de Chicago en 1902, estudiando Sociología, carrera que continuó en las universidades de Columbia y Nueva York. En esta ciudad Hine trabaja de profesor en la Ethical Culture School. Durante estos años, valora la cámara fotográfica como instrumento para la investigación, como instrumento para comunicar sus hallazgos a investigadores y la enseñanza a los niños de su colegio.

Muy preocupado por el bienestar de los menos favorecidos, registró la llegada de los inmigrantes a Ellis Island, sus asentamientos en insalubres viviendas, sus trabajos en fábricas y tiendas y a sus hijos jugando en los cubos de basura. Hine comprendía la subjetividad de sus fotografías pero también creía que tenían un enorme poder de crítica, llegando a describir sus fotografías como "fotointerpretaciones".


Lewis Wickes Hine hizo miles de fotografías sobre la injusticia mientras la mayoría de sus coetáneos se dedicaban a intentar emular a la pintura y mostraban escasísimo o nulo interés por el mundo circundante. En la obra profusa de Hine hay niños mendigos, inmigrantes tratados como objetos por las autoridades, personas buscando comida en los cubos de basura, talleres ilegales donde se empleaba mano de obra infantil, obreros construyendo en condiciones heroicas los rascacielos que simbolizaban el progreso...

"Quiero mostrar lo que debe ser corregido, corregir lo incorrecto. Quiero mostrar lo que debe ser visto", establecía como máximas de trabajo este precursor del documentalismo fotográfico que empezó tomando fotos, entre 1902 y 1904, de los inmigrantes recién llegados a los EE UU que eran interrogados por los agentes migratorios en Ellis Island de Nueva York —la gran aduana por la que entraron, entre 1892 y 1954, unos doce millones de viajeros, casi todos europeos, en busca de una vida mejor—. El islote, emplazado frente al puerto de Nueva York, era el lugar en el que desembarcaban los inmigrantes llegados a los Estados Unidos, y donde se procedía a la inspección de su documentación y de su estado de salud antes de autorizar o no su entrada en el país. Entre 1892 y 1954, se calcula que pasaron por allí unos doce millones de inmigrantes.


Las fotos empezaron siendo un material complementario en los estudios de Sociología de Hines. Las imágenes, en principio, tenían un objetivo académico: ayudar a Hine en sus estudios de Sociología, pero pronto despertaron la sensibilidad humana y social del fotógrafo, cuando reflexionó sobre la necesidad de difundir los frecuentes abusos que se cometían en las hasta entonces opacas instituciones migratorias e influir en la opinión pública.

El primer fotógrafo de las ONG

Una cosa dio paso a la otra y en 1906 Hine fue contratado como fotógrafo en plantilla de la Fundación Russell Sage, dedicada a la investigación en ciencias sociales (sobre todo en emigración, desempleo y desigualdad), con quienes colaboró como fotógrafo de campo en un estudio llevado a cabo en Pittsburg. Dos años después inició una década de colaboración con la entidad sin afán de lucro National Child Labor Committee, la organización más activa de los EE UU dedicada a combatir el uso de la mano de obra infantil. Hine fue el primer reportero en dar cuenta de las condiciones de trabajo de los niños obreros que trabajaban en la ciudad y en el campo.


Empeñado en desarrollar lo que llamaba "el lado visual de la educación pública", la obra del fotógrafo, muy difundida en su tiempo, ha adquirido una gran resonancia posterior. En los EE UU está en marcha el llamado Proyecto Hine, que pretende buscar a los descendientes de los críos esclavos retratados a principios de siglo por el documentalista.

Se disfrazaba para entrar ilegalmente a las fábricas y poder denunciar así las infracciones y el incumplimiento de los horarios laborales. Cuando le resultaba imposible entrar hacía las fotografías de los niños y las mujeres a la salida.

Del mismo modo, usando como pruebas sus propias fotografías, Lewis Hine pretendía ayudar a cambiar las leyes, promoviendo un control federal que regulara las condiciones de trabajo de los menores. Hine mantenía primero conversaciones con los niños, que apuntaba sobre el terreno en una libreta y luego pasaba a máquina para adjuntarlas a sus fotografías.

Con ese material, Hine iba directamente a políticos de corte reformador, que veían con buenos ojos su trabajo ya que les permitía tener información de primera mano con la que concienciar a la opinión pública a través de mostrarlas en periódicos y revistas de la época. Puede decirse que Lewis Hine fue el precursor del reportaje fotográfico como arma de denuncia social. Mostraba una realidad desconocida para el gran público, pero que no podía ni debía ser ignorada.

Evidentemente, esto le granjeó muchos detractores. A pesar de que su trabajo sigue siendo de estilo muy clásico, sin artificio, mostrando lo que ve, muchos le acusaron de abusar de cierto “sentimentalismo”, de presentar a los trabajadores anónimos casi como héroes. Le echaban en cara que tome partido, que se posicione tan claramente, en lugar de alejarse de la acción, de tomar un punto de vista más distante, más aséptico.


La exposición también muestra las que quizá sean las fotos más conocidas de Hine, la serie sobre los obreros que levantaban, en condiciones extremas que rozaban el heroísmo (mecanismos de seguridad: ninguno), los grandes rascacielos de Nueva York, como el Empire State

En 1908, Hine mantiene sus opiniones sobre la fotografía, pero añade que la principal misión de la fotografía es el arte, los factores estéticos de la fotografía, los demás objetivos eran secundarios. A la hora de realizar fotografías (él las realizaba con fines sociológicos) se veía antes como figura artística que como científico.

También resaltó cualidades positivas como la asistencias de la Cruz Roja en Europa central. En 1932 publicó su colección "Men at Work", documento fotográfico sobre la construcción del Empire State.

Su obra fue donada al Museo Internacional de Fotografía George Eastman House, en Rochester.


Buscar en Google - Imágenes docenas y docenas de las bellísimas imágenes que nos legó.

¿EXISTEN ESTOS TESTIMONIOS EN ARGENTINA? TAL VEZ, DISPERSOS...

Lewis Wickes Hine - Que los niños sean niños (exposición itinerante) LISTA DE CONTROL IMAGENES ÍNDICE
Lewis Wickes Hine - Ellis Island Series LISTA DE CONTROL IMAGENES ÍNDICE
Lewis Wickes Hine - Empire State Building Series LISTA DE CONTROL IMAGENES ÍNDICE
Lewis Wickes Hine - Prints seleccionadas LISTA DE CONTROL IMAGENES ÍNDICE
Lewis Wickes Hine (negativos) LISTA DE CONTROL IMAGENES ÍNDICE
http://www.20minutos.es/noticia/1686773/0/lewis/hine/fotografia-social/
http://altfoto.com/2012/02/fotografos-iconicos-lewis-hine (Ricardo Abegonza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada