9/12/18

LOS COLORES DE LA ESCUELA


La Escuela Normal de Quilmes se caracteriza, desde hace décadas, por los colores de su bandera, de su antiguo escudo y de sus insignias deportivas de otrora.

Pero ¿de dónde han salido estos colores? ¿Quién los ha elegido? ¿Cuándo?

Hemos encontrado, justamente, en los Boletines emitidos por el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública en la década de 1940, la explicación que se ocultaba a las actuales generaciones.

A comienzos de 1941, durante el gobierno provisional de Ramón S. (Antonio) Castillo [1] y el ministerio de Guillermo Rothe, se aprobaron numerosos Decretos, Resoluciones y Disposiciones vinculadas a la enseñanza de la Educación Física en los establecimientos educativos. Algunas de ellas estaban firmadas por el Prof. César S. Vasquez, varias veces Director General de Educación Física de dicho Ministerio.[2]

Tal es el caso de la que reproducimos a continuación, en la que se lee:

"Vistos: apruébase para uso de la Escuela Normal de Quilmes (Buenos Aires) el siguiente modelo de camiseta deportiva; color azul marino, con una banda quebrada en V, sobre la delantera, en color granate; cuello y puños del mismo color que la banda, y sobre la izquierda, a la altura del pecho, una reproducción del gallardete [3] aprobado por resolución de fecha 14 del corriente, de tres centímetros de ancho, por siete de largo, sin escudo del estudiante." [4]


Años más tarde, en 1947, estando nuevamente César S. Vasquez al frente de la Dirección General, se establecen precisiones sobre las insignias deportivas. "Bandera roja (ya no dice granate), bordura azul. Escudo del estudiante sobre la derecha. En el paño la leyenda "Escuela Normal" en la parte superior y "Mixta de Quilmes", en la inferior, en letras azules." [5]



Aún en la actualidad se siguen utilizando estos colores para distinguir a la escuela entre todas las demás, al punto que en los actos que se organizan para celebrar las Bodas de Plata y las Bodas de Oro de los egresados del establecimiento, los abanderados portan el respectivo estandarte como lo hacían en su época de alumnos.



NOTAS:
[1] Ocupó el cargo de vicepresidente de Roberto M. Ortiz en la fórmula de la llamada  "Concordancia", una transitoria alianza entre el Partido Demócrata Nacional, la Unión Cívica Radical Antipersonalista y el Partido Socialista Independiente, que triunfó en elecciones fraudulentas y asumió el poder el 20 de febrero de 1938. Cuando Roberto Marcelino Ortiz pidió licencia por graves problemas de salud -padecía diabetes- en 1940, y luego de su fallecimiento acontecido el 15 de julio de 1942, Castillo asumió el poder para completar el período presidencial. (Wikipedia)
[2] En el seno del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública. y por iniciativa del Ministro Doctor Jorge E. Coll, se creó -por Decreto Nº 6446 de fecha 17 de junio de 1938- la Dirección General de Educación Física, organismo que dio las bases de lo que hoy existe en el país sobre la especialidad. (Ramón C. Muros)
[3] Del occit. galhardet 'banderola'. Tira o faja volante que va disminuyendo hasta rematar en punta, y se pone en lo alto de los mástiles de la embarcación, o en otra parte, como insignia, o para adorno, aviso o señal. (Real Academia Española © Todos los derechos reservados).
[4] Boletín del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública de la Nación. Año IV, Nº 16, Pág. 247, 1941.
[5] Resoluciones, del 9 y 13 de enero, aprobando insignias deportivas para establecimientos de enseñanza, oficiales e incorporados. Boletín Año X, Nº 83, Pág. 82, enero de 1947.

Véase nuestra nota del 14/08/16 sobre los escudos de la escuela.

6/11/18

La Escuela Normal sufrió un par de incendios a lo largo de su historia

En ese impenitente redundar por el pasado con el profesor Alfredo Améndola, dador de historias curiosas sobre nuestra Escuela Normal, - tan querida para él a pesar de que enredos burocráticos no le permitieron cursar el magisterio en sus aulas - nos contaba sobre el salón de actos que tuvo la Escuela y se quemó íntegramente para nunca más contar con uno. 

Era una construcción de madera, amplia, confortable, con escenario, telones, bambalinas, 150 butacas y un piano. Estaba ubicado hacia la esquina de las calles Sarmiento y Conesa, en parte del terreno que hoy ocupa el Colegio Nacional.

Desconocedores de la existencia de tal salón y de su malogrado fin, recurrimos a la fuente indiscutible de la profesora Raquel Gail, albacea de la Escuela en la custodia y coordinación de su Archivo, y nos puso al tanto de que hubo en ese establecimiento dos incendios: el primero el 27 de setiembre de 1950 y el segundo el 8 de diciembre de 1968.

PRIMER INCENDIO


Fue en el primero que se quemó ese gran salón que restó a la Escuela de un ámbito donde desarrollar actos escolares y todo tipo de acontecimiento cultural; en cambio tuvimos que soportar los actos patrios en el frío y la llovizna, a veces, en el amplio patio. 

Dicen los relatos de los diarios del jueves 28 de setiembre de 1950 ("Año del Libertador General San Martín" como se debía inicializar todos los documentos públicos por ley), que el día anterior un incendio se había "registrado en el más importante establecimiento educacional de nuestro medio. En efecto, por causas que aún no han sido establecidas, estalló un violento incendio en el salón de actor de la Escuela Normal Mixta de esta ciudad, que lo destruyó totalmente, Según lo declarado por el cuidador del establecimiento, a la hora indicada (¿?) oyó ruidos extraños que provenían de aquel local y al acudir, comprobó que ya estaba envuelto en llamas. Requeridos los servicios de los bomberos, se hicieron presentes 4 dotaciones del cuerpo local y posteriormente los de Bernal, cuyos integrantes lograron extinguir el fuego al cabo de dos horas de intensa labor, impidiendo que propagara a otras dependencias. A pesar de los esfuerzos realizados no se pudo evitar la destrucción total del local en cuyo interior había 150 butacas, un piano, carpetas, documentos y libros, todo lo cual también quedó reducido a cenizas".

Bien puede colegirse que éste es el motivo por el cual no hay legajos de alumnos anteriores a 1949 en el establecimiento.Sólo ha quedado del antiguo Salón de actos el plano y el recuerdo en la mente de algunos memoriosos muy mayores.

SEGUNDO INCENDIO

Fatalmente, pero con menos consecuencias, 18 años después se produjo el segundo incendio. Fue el 8 de diciembre de 1968, día de la Patrona de Quilmes y el mismo que tenía a toda la comunidad cristiana ocupada armando el árbol navideño. El país, con un general de opereta como primer mandatario, estaba bastante quemado, por cierto, sobre todo por las primeras chispas que se avizoraban en Córdoba y recrudecieron con el ventarrón el Cordobazo del 29 de mayo del año siguiente.

Dice el diario del 9 de diciembre de 1968, bajo el título: "Incendio en una escuela": Un incendio cuyo origen se investiga, causó la destrucción de muebles y documentos de alumnos y profesores en la Escuela Normal de Quilmes.

El siniestro se inició a la 1:10 en una secretaría de 5 por 4 metros del edificio, sito en Mitre y Conesa, propagándose rápidamente a un anexo de igual medida. Las llamas crecieron rápidamente, ya que entraron en combustión muebles, documentos, libros y papeles amenazando propagarse por el cielorraso a otras dependencias. De inmediato se hicieron presentes tres dotaciones de Bomberos Voluntarios de Quilmes al mando del jefe interino Juan Varela, los que luego de tres horas de agotadores esfuerzos lograron dominar el siniestro sin que se produjeran lesiones y evitando daños mayores. Con todo, presúmese que es importante la cantidad de documentos pertenecientes a alumnos y profesores que han sido destruidos por el fuego, como así muebles y otros efectos que no han sido valuados." 


CONCLUSIÓN

La casona que albergaba en tres turnos instituciones educativas no era apropiada para ese fin. Había sido una residencia familiar, de las más suntuosas de Quilmes de aquellos años de 1850, con una exuberante vegetación en torno, con el correr de los años, al edificio se le hicieron numerosas refacciones, modificaciones, ampliaciones, se instaló la electricidad, que originalmente no existía, y seguramente no fue con personal idóneo.

De todas maneras el "incendio" más grande ya tiene más de 40 años. Como en una época decían los jóvenes, expresión que se quedó en el tiempo: ¡es un "quemo" que a lo largo de tantos años la Escuela Normal no se haya terminado de construir!

Investigación Chalo Agnelli
Colaboración profesores Alfredo Améndola y Raquel Gail

Fuentes: Diarios El Sol y Perspectiva Sur (Quilmes)
Archivo Histórico "Silvia Manuela Gorleri"

31/10/18

SOBRE LA CREACIÓN DE 
LA ESCUELA NORMAL DE QUILMES

El señor Alejandro Gibaut, integrante de la Junta de Estudios Históricos local, nos ha hecho llegar con su habitual gentileza un artículo periodístico publicado el 27 de octubre de 1912 en el semanario parroquial "La Unión" de Bernal, que refiere el acto de fundación de la Escuela Normal de Quilmes, ocurrida cuatro días antes.


Si bien el contenido de la publicación no aporta novedades respecto del acontecimiento y sus participantes, nos es grato destacar la importancia que tuvo esta creación en la comunidad, dando lugar a su difusión en diferentes medios de prensa.

La revista oficial del Consejo Nacional de Educación "El Monitor de la Educación Común" también había publicado una nota algo más extensa describiendo el fausto acontecimiento tan ansiado por los quilmeños. La hemos reproducido en nuestra entrada del 27 de abril de 2012.

Así mismo, nos hemos referido a algunos aspectos del evento en las entradas del 13 de junio y del 20 de octubre del mismo año.

Hoy agregamos las fotografías tomadas en ese momento, algunas de las cuales se encuentran lamentablemente deterioradas por el paso del tiempo. Las primeras evidencian el traslado de la comisión y las autoridades nacionales desde la estación de ferrocarril. Luego se observa al público asistente y a los funcionarios frente al edificio de la Escuela Nº 1, donde comenzó a funcionar es establecimiento por falta de otro local adecuado.










Fuentes: Documentos fotográficos del Archivo Histórico "Silvia Manuela Gorleri", de la Escuela Normal de Quilmes.
Semanario "La Unión", Bernal, edición del 27 de octubre de 1912
Revista "El Monitor de la Educación Común" Año 31, Nº 478 (1912) p. 5-7 disponible en
http://repositorio.educacion.gov.ar:8080/dspace/handle/123456789/105854

28/9/18



CONGRESO PROVINCIAL DE ARCHIVÍSTICA EN QUILMES

Por Chalo Agnelli



El 27 y 28 de septiembre la Secretaría Legal y Técnica de la Municipalidad de Quilmes junto con el Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene" realiza el Congreso Provincial de Archivística, con la participación de la Biblioteca Nacional de Maestros del Ministerio de Educación de la Nación, el Ministerio de Gestión Cultural Provincia de Buenos Aires y el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología. Las ponencias se presentarán en la Casa de La Cultura y el Teatro Municipal. A partir de las 9 horas.


El Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes participará con la ponencia "12 años de labor en un Archivo Escolar: Escuela Normal Superior de Quilmes", * sobre su trayectoria y evolución a cargo de miembros del equipo del voluntariado: Susana von Lurzer, Julia Volpati y Chalo Agnelli.

El evento está abierto a toda la comunidad y los interesados en participar podrán hacerlo de forma totalmente gratuita. Al finalizar las jornadas, se entregarán certificados de asistencia a los participantes.

archivo@quilmes.com.ar



Auspician la participación del Archivo de la Escuela Normal de Quilmes: la Asociación Historiadores Los Quilmeros, la Biblioteca Popular Pedro Goyena, el Centro Cultural "Hilda Perata" y el Museo Bibliográfico-Documental "Bibliotecario Carlos Córdoba".


* Ver en el blog EL QUILMERO del viernes, 29 de abril de 2016, “ARCHIVO HISTÓRICO ´SILVIA MANUELA GORLERI" (COLABORACIÓN)”

13/9/18

PLAZA DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO EN BERNAL
Por Alejandro Gibaut



Y llegó otro 11 de septiembre, fecha en que nuestro país celebra el Día del Maestro en homenaje al fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, el “padre del aula” como reza la letra de su himno, ocurrido en Asunción, Paraguay, ese día de 1888. No hay ciudad ni pueblo del país que no haga referencia al ex presidente argentino en alguna calle, plaza o estatua; Bernal no es la excepción, y vale la pena recordar que don Felix Bernal fue funcionario del gobierno de Sarmiento: director del Banco Nacional desde 1872 hasta 1874.

Don Francisco Americo Vercelli era el propietario de una fracción de tierras que había adquirido a doña Magdalena Santa Coloma. Hacia 1904 comienza a lotear dichos terrenos, responsablemente reservando una manzana para plaza, algo que los primitivos dueños de las tierras del actual Bernal Centro nunca hicieron. Así es como esa zona, que, de a poco, fue desarrollándose como un pueblo anexo a Bernal bajo el nombre de “Los Hornos”, desde 1915 contaba con un lote baldío cedido a la municipalidad con todas las de la ley. El 13 de octubre de 1926, con el barrio ya bastante urbanizado, el Concejo Deliberante acepta cambiarle el nombre a Bernal Oeste y a continuación dicta la ordenanza 295 donde designa a la plaza ubicada entre las calles Smith, Viejo Bueno, Leyría (actual Leandro Alem) y Newbery (actual Zeballos) como “Domingo Faustino Sarmiento”, autorizando a colocar una chapa enlozada con el nombre en la esquina de Smith y Leyría.

El bautismo se llevó a cabo con un importante acto el jueves 11 de noviembre de ese año, en el cual la plaza fue bautizada por el cura párroco Luis Correa Llano y dieron sendos discursos varios integrantes de la Asociación de Fomento de Bernal Oeste, el intendente Angel Levanti y otros miembros del gobierno. El acto tuvo la suficiente trascendencia como para que fuera incluído en la revista porteña “Caras y Caretas”. 

Varios años después el homenaje fue completado con la inauguración de un monumento al sanjuanino compuesto por un busto esculpido por el maestro Luis Perlotti, montado sobre una importante base y respaldar. El mismo fue inaugurado solemnemente el sábado 14 de septiembre de 1957, con la presencia del artista y por supuesto del intendente de facto Rogelio Collet y varias personalidades de la cultura bernalense y quilmeña. Completó así nuestra ciudad el merecido homenaje a don Domingo Faustino, homenaje que hoy continuamos como cada 11 de septiembre.

Foto: “Caras y Caretas”, 27/11/1926

Fuentes: Colaboración de Alejandro Gibaut.
Fotografía del Busto: http://sarachaga.com.ar/62-rubro9.html

11/9/18

11 de Setiembre
DÍA DEL MAESTRO

Circular dirigida por el Jefe del Departamento de Escuelas, Domingo Faustino Sarmiento, a los preceptores de las escuelas públicas de la ciudad de Buenos Aires, comunicándoles la duración de las vacaciones en esas escuelas. 
(Documento del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires)

Después de haber alcanzado las más altas dignidades del país, muere en Asunción del Paraguay Don Domingo Faustino Sarmiento el 11 de setiembre de 1888. Sus restos fueron embarcados al día siguiente rumbo a Buenos Aires, a donde llegaron el día 20, después de haber recibido, a lo largo del trayecto, las más emotivas demostraciones de duelo. Entre los discursos que en tal ocasión de pronunciaron, merecen destacarse las palabras del entonces presidente de la Nación, Dr. Carlos Pellegrini: "...Su nombre pertenece ya a la historia, y cuando la República Argentina sea una de las grandes naciones de la tierra y sus hijos vuelvan la mirada hacia la cuna de sus grandezas, verán destacarse la sombra de Sarmiento, consagrada desde hoy y para siempre como uno de los Padres de la Patria."

En 1943, la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, celebrada en Panamá, propuso también una fecha unificada para todo el continente; eligiéndose el 11 de setiembre, aniversario del fallecimiento del estadista y educador argentino.​ Dicha fecha ha continuado conmemorándose en Argentina, pero se ha abandonado en el resto del continente.

29/8/18

28 de AGOSTO
 FELIZ DÍA DEL ARCHIVERO, ARCHIVISTA, ARCHIVÓNOMO, ARCHIVÓLOGO...
Mundo Archivístico

El 28 de agosto del año 1821, el gobernador Martín Rodríguez, a instancias de su Ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia, creó por decreto el Archivo General de la Provincia en Buenos Aires, convencido de que "la conservación de los archivos de un país asegura sin duda a su historia la materia y los documentos más exactos de ella. Más el arreglo y la clasificación por ramos y épocas de las distintas oficinas, que hacen el servicio de una administración, contribuye a un tiempo a la prontitud y al acierto de ldespacho".

En 1880, cuando se federaliza la ciudad de Buenos Aires, el Archivo General de la Provincia quedó bajo dependencia del gobierno nacional, transformándose en el actual Archivo General de la Nación.

La comunidad archivística de todo el país siempre reconoció como Día del Archivero el 28 de agosto, atento a la creación del Archivo General.

Es por ello que renovamos el espíritu de todos aquellos incansables trabajadores, que aportan al crecimiento de nuestra comunidad.

Mundo Archivístico...

FELIZ DÍA COLEGAS, FUTUROS PROFESIONALES Y PROFES!!!


17/8/18

HUMBERTO EDUARDO CERANTONIO
 ESCULTOR Y PROFESOR


La Escuela Normal de Quilmes tuvo el privilegio de contar con varios artistas de heterogéneo relieve en su cuerpo docente. En esta ocasión aludiremos a Humberto Eduardo Cerantonio, nacido en la Capital Federal el 17 de setiembre de 1913 y graduado en la Academia Nacional de Bellas Artes.

Vivía en el barrio de La Paternal y ejercía funciones docentes también en el Colegio Nacional de Quilmes (desde 1944) y en el de San Fernando (desde 1946, como en la Normal de Quilmes). Con anterioridad había prestado servicios en la Escuela de Artes Decorativas de la Nación. En agosto de 1952 se le asignó una comisión de servicios en la Secretaria Privada del Ministerio de Educación de la Nación, que se prorrogó al año siguiente.

Dictó la cátedra de Historia del arte, de Escultura y dibujo, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas Prilidiano Pueyrredón. Sus esculturas y relieves fueron expuestos en reiteradas muestras colectivas e individuales. Cerantonio es un artista plástico enteramente figurativo, con hondo sentido humanista. Fue premiado en varias oportunidades en 1943, 1951 y 1953 por el Salón Nacional de Bellas Artes, y el Salón Municipal de la Ciudad de Buenos Aires en 1958. Sus obras figuran en varios museos argentinos, como asimismo en las galerías particulares.

Es autor de diversas obras emplazadas en la Capital Federal. Bustos de Jorge Newbery, del Gral. San Martín y otros próceres se encuentran además en todo el país. Algunas de sus obras más conocidas son las que mostraremos a continuación.

LAS ESTACIONES DEL VIACRUCIS DE TANDIL, BS. AS.

Este Calvario del cual Tandil se muestra orgulloso ya que es el único en el país, fue inaugurado el 10 de Enero de 1943 y figura entre los mejores del mundo. La afluencia de peregrinos durante los oficios de Semana Santa es incesante y un buen porcentaje de ellos proviene de distintos lugares del país, lo cual da una idea de la trascendencia e importancia de la obra.

LA SEGUNDA ESTACIÓN del escultor argentino Pedro Tenti fue reemplazada en 1950 por la obra del artista Humberto Cerantonio. La nueva obra muestra a Jesús más dramático, con la cabeza ligeramente girada hacia la derecha, teniendo su mano derecha sobre la terminación del travesaño y su izquierda más atrás casi en el cruce. En ambas obras la cruz es portada en el hombro izquierdo.

SEGUNDA ESTACION: "Jesús carga con la cruz"
Escultor: Humberto Cerantonio, artista argentino.

UNDÉCIMA ESTACIÓN: "Jesús es clavado en la cruz"
Jesús ya ha sido colocado sobre la cruz. Un soldado contempla. Un hombre alza su brazo derecho, que empuña un martillo. Un clavo ya ha sido introducido en la mano derecha de Jesús. Otro hombre sostiene el brazo izquierdo, mientras dos mujeres, entre ellas María, son contenidas por el soldado.

UNDÉCIMA ESTACIÓN: "Jesús es clavado en la cruz"

MUSEO DE BELLAS ARTES AL AIRE LIBRE "CAMINITO"
Pasaje Caminito entre Magallanes y Lamadrid

En 1950 un grupo de vecinos, entre los que se encontraba el conocido pintor boquense Benito Quinquela Martín, decidieron recuperar el lugar. En 1959, a iniciativa de Quinquela Martín, el gobierno municipal construyó allí una calle museo, con el nombre que le había puesto el tango, "Caminito". "Un buen día se me ocurrió convertir ese potrero en una calle alegre. Logré que fueran pintadas con colores todas las casas de material o de madera y cinc que lindan por sus fondos con ese estrecho caminito..." Y el viejo potrero, fue una alegre y hermosa calle, con el nombre de la hermosa canción y en ella se instaló un verdadero Museo de Arte, en el que se pueden admirar las obras de afamados artistas, donadas por sus autores generosamente. 

Escultor: Humberto Cerantonio, artista argentino y su obra "El coro".

Alternan, así, obras de Luis Perlotti ("Clavel del aire", "Santos Vega" y "Juan de Dios Filiberto"); Ángel Ibarra García ("Fragata Sarmiento"); Julio Vergattini ("La Canción"); Antonio Sassone ("Sembrado espiritual"); Roberto Capurro ("Levantando la red"); Juan Leone ("Divina madre"); Israel Hoffman ("Guardia Vieja"); Humberto Cerantonio ("El coro"); Ricardo Sánchez ("Regreso de la pesca"); Ernesto Escalia ("Bombero"); Orlando Stagnaro ("Joven boquense"), José de Luca ("La Raza") y muchos otros.



Detalles de "El maestro, el coro y el trabajo", de Cerantonio.

MONUMENTO A WILLIAM C. MORRIS

El monumento a este educador y filántropo de origen inglés William Case Morris, en Buenos Aires, fue realizado  a pedido de una institución fundada por los ex alumnos de Morris, quienes quisieron homenajearlo con esta obra que fue pagada mediante una suscripción pública. Está situada en el barrio de Palermo, en la plazoleta Coronel de Ingenieros Jordán Czeslaw Wysocki, barrio donde Morris realizó gran parte de sus acciones benéficas, y fue inaugurada en 1964, a un siglo de su nacimiento.

William C. Morris de pie, detrás un arco y una cruz latina con esculturas
Av. Figueroa Alcorta e Intendente Pinedo

El 7 de septiembre de 1960 la Asociación de Ex Alumnos de las Escuelas e Institutos Filantrópicos Argentinos "William C. Morris"(fundada en 1907 en Buenos Aires) solicitó por nota a la Cámara de Diputados de la Nación una ley, que fue efectivamente promulgada el 24 de octubre de 1960 con el N° 15.450, que autorizase la construcción de un monumento en recuerdo del educador, quien trabajó en la Argentina desinteresadamente por los más necesitados. Los fondos para construirla se obtuvieron por colecta pública, mediante un llamado al público de comercio y a los sectores económicos del barrio de Palermo y para ello se imprimió una edición de sellos postales y bonos de contribución.


Detalles de la ofrenda a William C.Morris

Mide tres metros de altura total consta de la figura de William, de pie, con un libro en la mano y con un maletín en la otra. Detrás hay una gran estructura compuesta por un arco apuntado que tiene inserta una cruz latina, con relieves en piedra representando algún principio relacionado con la vida y obra del educador. En la parte de atrás hay una estructura de mampostería revestida en ladrillo con un relieve representando a niños con instrumentos musicales y una frase de Morris “Ríen, juegan y estudian. Los niños son los más preciosos tesoros de la patria.”

En la memoria y descripción del Monumento,​ el autor expresó que:

"En la concepción de este monumento se ha querido transmutar en imágenes plásticas los rasgos del carácter del maestro: fortaleza y acogimiento, inspiración y misticismo en solidez y amplitud, avance y verticalidad. Por ello, lo sentimos a Morris -estatua de bronce sobre y proa de piedra- adusto y recio, generoso y firme, avanzar contra el viento, proyectado desde su fe inconmovible: he aquí la ojiva, gracia y unción, aligera cual una vidriera gótica alzada al cielo como las manos en plegaria (...) recortados a pleno cielo en ella se afirman cuatro bajorrelieves en bronce, sobre la vida de Jesús y sus parábolas -en la parte inferior- y en la parte superior, elevación de las almas y ángeles músicos."

En una placa puede leerse:

"Monumento erigido por la asociación de ex alumnos y Biblioteca popular William C. Morris mediante suscripción pública y la ayuda de la Municipalidad de Buenos Aires. Ley 1.647, noviembre de 1964."

En otra:

"Nació el 16-XI-1864 en Ely Inglaterra. Allí fue a morir el 15-IX-1932. Pastor de almas impulsado por un cristianismo combatiente y lúcido realizó en Buenos Aires durante 50 años trascendental obra filantrópica y educativa. Pobre sin medios materiales pidió con tesón y obtuvo ayuda generosa. Así con largos sacrificios fundó y sostuvo escuelas, talleres, bibliotecas, museos, laboratorios, un internado modelo para niños el hogar "El Alba". Llevó a cárceles y hospitales alivio y esperanza. Dio techo y a abrigo, pan y libros. Doscientos mil niños pasaron por sus escuelas inolvidables. Fue una de esas vidas que obigan dulcemente, obligan a creer en Dios."

Fuentes:
https://www.facebook.com/pg/mibarrioLaBoca/photos/?tab=album&album_id=301696843181451
http://recuerdosdearturo.blogspot.com/2014/04/el-via-crucis-uno-simbolo-la-fe.html
https://www.tandildiario.com/noticias/Locales/38740:3/Miradas,-herencia-y-cultura:-hoy-el-Calvario-de-Tandil.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Monumento_a_William_C._Morris
http://www.studiacroatica.org/revistas/009/00910.htm

4/7/18

UN ARCHIVO RESCATADO
ESCUELA NORMAL 
"DR. PEDRO IGNACIO DE CASTRO BARROS"
 LA RIOJA

RESUMEN HISTÓRICO  


La Escuela Normal nace en el mismo año en que se aprueba la primera ley de educación nacional, la célebre 1420, y coincide con la corriente positivista de pensamiento, la inspiradora de la Generación del 80. Fue creada sobre la base de la Escuela Superior de Niñas fundada en 1869.

Se planteaba una educación laica, motivo que dio lugar a enfrentamiento con el Vaticano y produjo mucha conmoción en nuestra provincia; también se incluiría el ingreso de todos los habitantes en particular de los hijos de inmigrantes. 

En 1884 el vicepresidente don Francisco Bernabé Madero y el Ministro Dr. Eduardo Wilde por Decreto del 28 de Febrero, ordenaba la creación de la Escuela Normal de Maestros de la Rioja, que en su Art. 1ª y 2ª establecía que los cursos debían empezar a funcionar el 1º de Marzo. 

El 29 de Febrero se firma otro decreto para la designación de personal para nivel Inicial como Directora y Profesora la Srta. Annett Emily Haven, como Vice a la Prof. Bernice Avery. Para la Escuela de Aplicación a las Señoritas María y Elvira Chueca las que se habían graduado en Catamarca. 

Desde el decreto de creación y designación del personal la Escuela Normal recién puede abrir sus puertas a la comunidad riojana el 12 de Agosto de 1884, ya que el Vaticano, por la inclusión de maestras no católicas hizo fuerte presión contra la apertura de este templo de la educación. 

La inauguración se dio en un marco de festejo donde concurrieron personalidades destacadas como el Gobernador Ocampo, los Ministros Dr. Gómez y Almonacid. Varias de las autoridades hicieron su alocución en ese histórico momento para la educación riojana pero es de destacar el Discurso del Dr. Manuel J. Pazos quien se refirió en brillante forma al rol de la mujer en la historia y a las nuevas perspectivas que se le ofrecían y a las cuales podían aspirar las mujeres. Dijo Pasos: “Y he aquí, ahora instruida, maestra de la Escuela, compartiendo con el hombre la tarea del Progreso. Para ellas no hay, de hoy en adelante, ni cerrojos en el templo de la sabiduría, ni sombras en el espíritu, ni aberraciones en las ciencias, ni infierno con fauces de dragones. La civilización le abre las puertas, la proclama como colaboradora necesaria en la obra de la regeneración social y ella entra con pasos airosos en las anchas rutas de las conquistas modernas”. Con este grandilocuente discurso se destacó el halago de nuestro género y las vicisitudes que se tuvo que sortear para que la escuela normal inicie su labor en La Rioja, de esa manera se dejó inaugurada la Escuela Normal de Mujeres el 12 de Agosto de 1884.

La decisión de las familias de Clodulfa Ozan, Celia Pelliza. Rosaura Vera y Leocadia de la Fuente de enviarlas a la escuela, es lo que garantizó que en La Rioja la escuela normal iniciara su camino. También aportaron al fortalecimiento de la tarea normal las cuarenta niñas que se anotaron en la Escuela de Aplicación. De esta manera y con mucho viento a favor en 1887 egresaron las primeras maestras normales que de inmediato cubrieron cargos en la Escuela de Aplicación. 

Desde sus inicios se destacaron docentes de la envergadura de Annette Haven, Desmidio Carreño, Antenor Jerez, Leopoldo Herrera, Francisco Sotomayor, entre varios otros. A pesar de ello la Directora Haven escribía misivas no muy halagüeñas debido a la falta de docentes y que había que apelar a buscarlos en otras provincias, por lo tanto las distancias y la burocracia entorpecían el normal dictado de clases. 
A tan solo cuatro años de su fundación, la Escuela Normal comenzó a dar promociones de maestras que se dispersaron por toda la provincia, combatiendo el analfabetismo.

Hacia 1887 y durante la segunda gobernación de Francisco Bustos se crea la Escuela Normal de Maestros, a la que se incorporaron muchos varones, cuyos docentes en su mayoría habían egresado de la Escuela Normal de Paraná. Más de una docena de promociones produjo el establecimiento hasta que los cursos se unieran con los del colegio, allí se graduaron maestros entre los años 1901 y 1903. Ese fue el último año en que hubo posibilidades de graduarse de maestro en La Rioja. En los próximos años los que querían estudiar esa carrera debían mudarse a Catamarca y esa situación se extendió durante tres lustros. Esto produjo éxodos en nutridas comitivas de alumnos que se dirigían a la vecina provincia, los que eran ayudados con una beca de $ 50 y duró hasta 1917 cuando la Escuela Normal se hizo mixta. 

Con respecto al lugar donde funcionaba la escuela desde sus inicios, quedaba frente a la plaza 25 de Mayo que era muy estrecha, pero el terremoto de 1894 que destruyó gran cantidad de construcciones en La Rioja también afectó a la escuela. Por esa razón, pasó a desarrollar sus actividades en la Casa del Ex Gobernador Francisco Vicente Bustos acondicionada para tal fin. En 1905 se puso la piedra fundamental en la manzana donde se construiría la nueva escuela y en 1912 abandonaron la vieja casona para ocupar el flamante edificio de la calle Pelagio B. Luna que formaba parte de las obras programadas por la nación con motivo del bicentenario. La piedra fundamental de este nuevo edificio, verdadero orgullo arquitectónico para la época, había sido colocada en 1904. En 1917, la Escuela Normal de Maestras abrió su puerta a los jóvenes y se convirtió en Escuela Normal Mixta.

La nómina de personalidades que egresaron de la Escuela Normal a lo largo de su trayectoria es interminable, todos ellos de una u otra manera forman parte de la historia provincial y nacional, como por ejemplo Rosarito Vera Peñaloza. En 1898 la señorita Vera Peñaloza funda el primer Jardín de Infantes de La Rioja, agregado a la Escuela Normal, pero con dirección propia.

Hacia los años ’30, la formación de maestros lograba una cantidad muy grande de egresados, lo cual llegó a saturar la necesidad que había de los mismos. La primera disposición para cambiar esa situación, fue agregarle un Anexo Comercial en el tuno tarde, que posteriormente dio origen a la Escuela Nacional de Comercio Nº 1 y la Escuela Nacional de Comercio Nº 2.

En 1941 se introdujo una reforma por la cual se suprimió el plan de cuatro años que era el vigente hasta ese momento. Se estableció a partir de ese año el ciclo común de tres años, y dos años más para el curso de maestros.

Durante la década de 1960, la escuela agregó cuatro secciones del Profesorado Secundario Especializado, poco tiempo después agregó el Profesorado Elemental, que vino a sustituir el título de Maestro Normal.

A partir de allí y durante varias décadas, abarcó todos los niveles de instrucción y alcanzó las más altas categorías de los establecimientos educativos provinciales, convirtiéndose en la Escuela Normal Superior de Profesorado. Entonces, durante las décadas del ’60 y ’70, comienzan a egresar docentes de los nuevos profesorados de Matemática, Física y Cosmografía, Geografía, Inglés, Historia, Educación Cívica, Castellano Literatura y Latín, además de los profesores de Enseñanza Primaria y Educación Pre Escolar.

Las últimas rectoras de esta prestigiosa institución educativa fueron Delia Bonetto de Agost Carreño (1984-1988) Mercedes Ofelia Pérez de Herrera (1988- 1991) Gilda Avila (1991-1993) María Agüero de Díaz (1993-1994) Raquel Busleiman de Bestani (1994-1996) Elvira Pereyra de Juri (1996 -2006) y Elba Molina de Torres (1996- 2006).

A partir de 1993, esta escuela, al igual que las Escuelas Normales de todo el país, pasan a depender de las jurisdicción provincial.

En 1986 se instituye el nombre de Prof. Albino Sánchez Barros a sus Profesorados de Enseñanza Media y en 1988 se separan definitivamente de la Escuela Normal en un proceso de independización nacional por el que pasan a llamarse Institutos Nacionales de Enseñanza Superior.

En Diciembre de 2006 por Decreto Provincial se independizan sus Profesorados de Educación Inicial y de Enseñanza de EGB 1 y 2. En febrero de 2008 de traslada el nivel secundario a su nuevo edificio sito en Avda. Rivadavia y Julio César Corzo. A partir de Diciembre de 2010 se produce el traslado del Profesorado de Educación Inicial al edificio ubicado frente a Plaza 9 de Julio.

En 2011 se cumplieron los 100 años de este edificio de la Escuela Normal, que fuera inaugurado en ocasión de las celebraciones del Primer Centenario de la Revolución de Mayo. Fue precisamente en mayo de 2011 cuando se terminan las actuales refacciones de este edificio, y se inaugura el actual Paseo Cultural Pedro Ignacio de Castro Barros. Sobre estas transformaciones hemos publicado notas anteriormente en este mismo espacio
(https://archivo104.blogspot.com/2010/07/patrimonio-arquitectonico-educativo.html, https://archivo104.blogspot.com/2010/07/patrimonio-shopping.html,
https://archivo104.blogspot.com/2010/07/incoherencias-en-la-rioja.html )

Este bella obra edilicia fue adaptada con el fin de contener salas para conciertos de música, conferencias, obras de teatro, exposiciones de pintura, presentaciones de libros, restaurant de comidas regionales y tres salas de cine 3D.

(- Datos extraido del libro “Cien Años de Luz” de José Agüero y Carlos Alberto Lanzilloto (1984)
- Síntesis y datos agregados: Lic. Pablo Esteban Gatica.)

Afortunadamente, hoy la Escuela Normal de la Rioja se encuentra dedicada a un Proyecto digno de elogio, en el marco del Programa Nacional de Archivos y Museos escolares. El pasado 15 de junio se hizo una presentación en la X Videoconferencia de Conservación organizada por la BNM, de la que pueden observarse las imágenes presentadas en el siguiente enlace:


Para nosotros resulta de sumo interés observar que los documentos son exactamente iguales a los que conservamos en nuestro Archivo, como es de esperar, y lamentamos que hayan sufrido el mismo tipo de daños biológicos y físico-químicos que nuestro patrimonio. Felicitamos a los actores que han intervenido adecuadamente en la recuperación y puesta en valor de la inapreciable documentación rescatada de la voracidad del tiempo y el descuido.

Fuentes: http://direcciondeextensionculturallr.blogspot.com/2012/06/resumen-historico-de-escuela-normal-dr.html
file:///C:/Users/usuario/Downloads/S1255_09PL.pdf

 Por Chalo Agnelli

A quienes olvidaron sus cimientos

Esta educadora nació en España. Se recibió de Maestra Normal en la localidad de Azul en el año 1907. Inició su carrera docente en abril de 1908, nombrada por el Honorable Consejo Nacional de Educación para desempeñar el puesto de maestra de grado en la Escuela Nicolás Avellaneda, Consejo Escolar N° 2º. En mayo del mismo año fue nombrada por la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires maestra de grado en la ciudad de Azul.

En marzo de 1909, fue destinada por la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, al cargo de la dirección de la Escuela Nº 25 de la ciudad de Azul y el 3 de junio, del mismo año, el Ministerio de Instrucción Pública la nombró maestra de grado y profesora de Educación Doméstica y Labores de la Escuela Normal Mixta de 25 de Mayo. Es posible que esta experiencia en el normalismo le valió el siguiente nombramiento que la instaló en Quilmes.


QUILMES 

El 22 de enero de 1912, la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados solicita un aumento en la partida para la fundación de cuatro Escuelas Normales: en Quilmes, Lomas de Zamora, San Fernando y San Francisco, provincia de Córdoba. Por ley de Presupuesto de la Nación del año 1912, anexo E, inciso 11, ítem 34 se crea la Escuela Normal Nacional de Quilmes.

Crescencia López Olivero de Molina en la Escuela Normal 
entre sus colegas, la única con guardapolvo blanco, 
como símbolo de igualdad y humildad.

El 23 de abril de 1912, el Consejo Nacional de Educación por expediente 4380, letra "L" nombra al personal docente, entre los que se designa a la señora de Molina, Regente y profesora de Geografía, cuatro años después de iniciar tu carrera.Lo expuesto anteriormente es parte de su legajo que se preserva en el Archivo de la Escuela Normal de Quilmes "Silvia Manuela Gorleri". 

Sigue en dicho documentos su firma: Crescencia López Oliveros de Molina y una nota (aparentemente de puño y letra de la interesada): “Omisión – Durante una licencia que obtuve desde el 1 de Abril de 1910 al 1 de septiembre del mismo año, desempeñé un puesto de maestra de grado durante 1 mes y ½desde julio al 31 de agosto de 1910”. Continúa con su firma y un sello oval que dice: 'Escuela Normal Mixta Quilmes. Dirección'. 

Ejerció como profesora de pedagogía y didáctica y la primera regente del Departamento de Aplicación. En ocasión de tener que tomar otra licencia fue suplantada por la maestra Josefa Lombán de Casado hasta el 2 de mayo de 1938.

Crescencia junto a José Sosa del Valle 
y Juan Manuel Cotta a su izquierda. 
Bajo su abrigo asoma el gaurdapolvo.

TRAYECTORIA 

Crescencia López Oliveros de Molina fue autora de numerosos textos de carácter educativo, entre otros, en 1934, el referido a la enseñanza global. Fue cofundadora de la primera Universidad Femenina en Quilmes en la Biblioteca Pública Manuel Belgrano de Berazategui [1]. Solía dar conferencias didáctico-pedagógicas en el Ateneo de Quilmes, creado por un gru­po de estudiantes secundarios el 7 de agosto de 1935. Introdujo el uso del guardapolvo blanco y fue modelo en su uso, a manera de igualar las diferencias económicas de los alumnos e incluso por consideración hacia ellos, a diferencia de otras docentes que concurrían a sus funciones notoriamente peripuestas. [2]

Promoción de alumnos de la Escuela Normal. 
A la derecha la señora de Molina tomada del brazo
de Josefa Lombán de Casado junto al director Juan Manuel Cotta.

1932. Se hace cargo de la Escuela el Sr. Juan Manuel Cotta 
y se despide al Sr. Sosa del Valle, la tercera de la izquierda
 Crescencia López Oliveros de Molina


Aquí la vemos en el centro, sin guardapolvo entre el director José Sosa del Valle y el vicedirector Olivio Acosta. También se halla en foto el Maestro Cotta de modo que es una foto del retiro de Sosa del Valle, el director-fundador.


(1932) Tapa del periódico "El Plata": "Crescencia López Oliveros de Molina - Distinguida dama de nuestra sociedad que integra la dirección de la Escuela Normal habiendo cumplido recientemente sus bodas de plata con el magisterio." (la publicación omite la "S" final de su segundo apellido)- Foto "Art Finino Hnos. Especial para el Plata. 

EL SOL, Viernes 19 de noviembre de 1976



EVOCACIÓN DE UNA MAESTRA QUE FUE IDEAL DE DOCENCIA

Al acogerse a su retiro jubilatorio la profesora y regente de la Escuela Normal Mixta de Quilmes, doña Crescencia López de Molina, uno de sus alumnos tomaba de su cuaderno de clase una semblanza sobre su personalidad para hacerla pública desde estas mis­mas columnas.

Decía en ella inicial­mente: “Su dinamismo llena toda la Escuela. Y es comosi la Escuela, toda, estuviera llena del espíritu lúcido, bon­dadoso y ecuánime que supone el ejer­cicio de la enseñanza.

Hoy al brindarle nuestro adiós defi­nitivo a esta profesora, volvemos a ree­ditar esas líneas, no sólo porque sabe­mos que ellas resultaron gratas a su espíritu, sino porque también, se re­fleja en las mismas el cariño v la ad­miración que le profesaran y profesan cientos de alumno que en el curso de una larga actuación docente admira­ron tanto su sólida preparación como la magia y el brillo de su palabra. Pa­labra que a modo de influjo levitatorio elevaba al alumnado sobre el plano del simple conocimiento hasta niveles su­periores en los que la gracia, el inge­nio y la belleza parecían confundidas en armoniosa conjunción. Signo reve­lador, por otra parte, de aptitudes do­centes que permiten revestir los cono­cimientos librescos de valores humanís­ticos por la más rica revelación de los propios valores espirituales…

Esta unanimidad admirativa que acompañó sus tareas en el ámbito de la Escuela Normal de Quilmes, volvimos a comprobarla a nuestro paso por Azul, su ciudad natal. Allí en su Escuela Normal volvimos a reencontramos con la personalidad de esta querida profe­sora cuya actuación docente juvenil perduraba no sólo en una placa de bronce que en sala de profesores, aún envida de la señora de Molina, recordaba su labor, sino en las impresiones que recogimos de su personal di­rectivo: era la proverbial admiración que rodeó su actuación también aquí, en Quilmes.

Hoy queremos evocar su paso por el patio del Colegio cubierta con ese blanco guardapolvo que algunas vez exaltó como símbolo de nuestra escuela que en su ámbito, repugna las disparidades económicas y sociales; hallarla de nuevo en el aula enmarcando su agracia­do rostro con su blanca cabellera; verlo iluminarse en su amplia sonrisa que una única vez vimos se desdibujaba en mueca de dolor, en tanto su voz de metal inolvidable, se quebraba en llanto al despedirse de nuestra división, que culminaba sus estudios...

Hemos nombrado al Azul, ciudad de su juventud, en la cual conoció su es­poso y fundó hogar. Con esta evoca­ción queremos cerrar este confuso adiós que mutila gran parte de su persona­lidad al olvidar su obra escrita y su larga trayectoria profesional, pues en aquel lejano Azul podemos asociar su presencia y la de su esposo a la de nuestros familiares Un reencuentro en el gran hogar común cuyo rescoldo da vida y calor a nuestras almas.

Promoción 1938
Secretario de la Comisión de Amigos
formada en 1962, celebrándose el 50° aniversario de la Escuela



HUELLAS DE UN PASADO 

Tratemos de imaginar, desde el parco confort de que gozamos durante el ejercicio de nuestra docencia, las penurias que debieron vivir las y los docentes de aquellos tiempos, cuando la educación en la Argentina aún estaba en pleno desarrollo; cuando se creaban escuelas en lugares donde, muchas veces, no existía el agua corriente y había que recurrir a la bomba, donde, por lo general en las casas - y siempre en las escuelas -, existían esas casetas toscas llamadas letrinas; aulas sin electricidad y mucho menos calefacción; eran escasas las que tenían una rústica salamandra para templar el ambiente en las gélidas mañanas de invierno y, de todos modos, tampoco había dinero como para aprovisionarse del combustible necesario. Los trayectos en el campo y los pueblos se hacían por calles de tierra, lodosas tras las lluviosas jornadas bonaerenses y en verano humeantes a causa de la calina, que a veces se levantaba en frenéticas tolvaneras.

Y los largos - a veces inesperados - viajes de un punto a otro de la provincia, del país con nuevos destinos. Llegar y a buscar un alojamiento, medianamente digno, pues los sueldos no eran - igual que en la actualidad - los que merecían por tanta entrega y compromiso. Es verdad que el ferrocarril era el medio de locomoción más apto y seguro, pero no todos los docentes de la educación pública podían viajar en primera, menos en pullman. Era la época de las escuelas rancho, donde en verano era más benigno dar clases bajo un árbol frondoso que bajo la chapa candente, como cuenta Jorge Ábalos en "Shunko".

Sin embargo, cuánto olvido soterró estas vidas que dieron al país: presidentes de la Nación, gobernadores de provincias, legisladores, médicos como Favaloro y Milstein, ingenieros, jueces, físicos, escritores como Cortazar, Adela García Salaberry, Leopoldo Marecha, Alfonsina Storni, historiadores como José A. Craviotto, Juan Carlos Lombán, Norberto Galasso, músicos como Martha Argerich, artistas plásticos como Pío Collivadino, Aldo Severi, Manuel Oliveira, arquitectos como Alejandro Bustillo quien terminó sus estudios secundarios en el Instituto Politécnico Superior Otto Krause, etc., etc…

Pocos recuerdan, cuando están en el pináculo de sus vidas, con varios logros alcanzados, que una vez estuvieron en un aula iniciándose en la formación integral con un maestro, una maestra, un profesor, una profesora...


Compilación e investigación Prof. Chalo Agnelli
Colaboración Mora Camarero Deprati de Barati

FUENTES:
Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes "Silvia Manuela Gorleri" 
http://archivo104.blogspot.com
EXANQUI. "Historia para un centenario" Ed. Jarmat. Quilmes, 2012
Periódico "El Plata" 1932.
Biblioteca Popular Pedro Goyena

NOTAS
(1) Comentario del profesor Juan Carlos Lombán, ex alumno de la Normal.
(2) Ver en EL QUILMERO del viernes, 3 de diciembre de 2010, LA UNIVERSIDAD FEMENINA DE QUILMES Y LA UNIVERSIDAD POPULAR