9/7/17

PRIMERA JORNADA DE 
HISTORIA REGIONAL
EL ANTIGUO PAGO DE LA MAGDALENA
8 de julio de 2017

Se llevó a cabo en Quilmes la Primera Jornada de Historia Regional "El Antiguo Pago de la Magdalena" en esta tercera época de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes, en homenaje a una personalidad destacada entre los historiadores locales, la Profesora Palmira Sagrario Bollo Cabrios. Auspiciada por la Secretaría de Cultura y Educación del Municipio de Quilmes, contó con la presencia de autoridades locales, representantes de otras Juntas Históricas y numeroso público.


A "Mirita" Bollo Cabrios pertenece la siguiente reflexión: "El hombre no encuentra ya un sentido oculto a la historia como en el siglo XIX; ahora ve en ella la posibilidad de dar un sentido a su propia existencia."



Fue una oportunidad propicia para que el Archivo Histórico "Silvia Manuela Gorleri" diera a conocer, a través de sus documentos, un aspecto de la centenaria trayectoria recorrida. A continuación, el resumen de la Ponencia presentada por la Profesora Raquel Gail, promotora y coordinadora del mencionado archivo escolar.


Vicisitudes de un edificio escolar: Moreno 769
El Departamento de Aplicación de la Escuela Normal de Quilmes
Prof. Raquel Diana Gail

RESUMEN

Esta presentación ofrece un recorte de un trabajo de investigación más extenso, que indaga las vicisitudes de las instalaciones de la Escuela Normal de Quilmes desde su creación, en 1912. Tiene por objeto reseñar algunas de las peripecias que atraviesan la historia edilicia de la escuela primaria que forma parte de la Normal Superior de Quilmes, hoy denominada Escuela Primaria Nº 84. 

El local, que inicialmente perteneció a la Sociedad Educacionista Alemana, fue confiscado por el gobierno nacional en el marco de la situación política generada por la Declaración de Guerra a los países del Eje.

La primera parte de su historia, desde 1898 hasta 1918, ha sido oportunamente investigada y dada a conocer por el Sr. Juan Carlos Grassi.

Por nuestra labor en el Archivo Histórico del establecimiento, hemos tenido ocasión de consultar los expedientes y otras actuaciones que iluminan la etapa que se inicia en 1945. Hubo un momento intermedio por el cual se autorizó el uso a una agrupación de “Boy Scouts”. A partir de 1948 comienzan a funcionar en dicha propiedad algunos grados inferiores y en 1949, con la creación del Jardín de Infantes de la Escuela Normal, la sede de Moreno, conocida como “el Anexo”, fue definitivamente utilizada para el funcionamiento del Departamento de Aplicación, a medida que la matrícula de la Normal crecía y el edificio principal de la calle Mitre resultaba insuficiente. Además, funcionaron allí algunos cursos del Colegio Nacional en la década del 50 y, en varias oportunidades, la Comunidad alemana –que reclamaba la devolución del inmueble- solicitó realizar ciertas actividades, pedidos que fueron sistemáticamente denegados. 

Finalmente, entre los últimos años de la década del 50 y los primeros de la del 60, se resolvió legalmente el destino de esta casa, así como el de otras propiedades originalmente alemanas (y japonesas) en distintos puntos del país.

Una vez solucionado el diferendo, “el Anexo” fue ampliado y refaccionado para atender el crecimiento institucional, aunque nunca fue finalizado, tal como ocurre con la sede central.

Nuestras fuentes son expedientes, actas y cartas asentadas en los libros copiadores que obran en el Archivo de la escuela, decretos y leyes de la Nación, planos y fotografías.


Escuela Presidente Roca

“Los niños al pasar los umbrales de estos magníficos 
monumentos serán iguales a los ciudadanos 
más dignos de la nación” (J.A.Roca)


La escuela que volvió a ser palacio

Enterrada bajo años de mugre y guano, la Roca ya no mostraba su elegancia neoclásica. Una buena intervención en sus exteriores le devuelve su lugar en el entorno de Tribunales, junto al Colón y la columna de Lavalle.


La última vez que pensamos la ciudad en grande, los argentinos, fue en la década del cincuenta, con lo que el último estilo arquitectónico y el último intento de urbanismo que tiene nombre es el “peronista”. Más allá de lo que se opine de su estética, fue la última vez que el Estado y la sociedad quisieron expresar una identidad a través de un estilo. Todavía hablamos del chalet “peronista” –o californiano–, reconocemos las colonias y hospitales de la época, y podemos identificar quién hizo cierto tipo de edificio público. Después vino una suerte de estado de crisis permanente, un modernismo chambón e imitativo, una fe completa en el utilitarismo y una completa desorientación sobre qué debía transmitir un edificio, un conjunto, un lugar.

Las columnas de una pieza  
cuando estaban siendo montadas (1902).

Es una pena, porque este país está sembrado de lugares que, más o menos arruinados por los especuladores y por la desorientación cultural, muestran una coherencia y elegancia expresivas de un proyecto de país. La Plata fue un tejido urbano entero pensado así y todavía hay centros urbanos por todos lados y pueblos como Uribelarrea que muestran la mano segura de un diseñador que quería decir algo. En Buenos Aires, uno de esos lugares está renaciendo de las cenizas del abandono y las intervenciones fallutas, mostrando de nuevo la potencia y elegancia de la idea original. La cosa está saliendo bien porque por una vez en la vida nadie se está haciendo el genio, nadie prioriza “dejar su marca” y se está pensando desde el respeto y el bajo impacto. Nobleza obliga, es una iniciativa del gobierno porteño que hay que destacar.


La plaza de los Tribunales fue un espacio nuevo a fines del siglo 19, cuando la ciudad empezó a expandirse con fuerza y el Centro quedó chico. Era un andurrial de servicios, tanto que hasta había un cuartel de la milicia porteña que se hizo famoso en la revolución radical de 1890, y la plaza era más vale uno de esos “huecos” coloniales que lo hoy reconocemos como un espacio verde. Para principios de siglo, mientras se completaba la Avenida de Mayo, había energía como para proyectar otros grandes espacios públicos y la plaza del cuartel fue destinada a dos edificios simbólicos, el palacio de Tribunales y el Teatro Colón (justo donde estaba el cuartel), con una plaza en serio creada por Charles Thay. Los privados entendieron el lugar como importante, con lo que el primer palacio privado, el Miró, se alzó en el borde de la plaza sobre Córdoba y con los años el entorno se fue llenando de firmas de primera agua.

Pero el primer edificio de primera agua que se alzó en la flamante plaza fue la Escuela Roca, la “romana”, creada en 1903 por el gran Carlos Morra para la esquina de Tucumán y Libertad. Morra, italiano y marqués de Monterocheta, era arquitecto e ingeniero militar y emigró en 1881, a los 27 años. Rápidamente fue nombrado profesor en la escuela militar argentina, donde enseñaba fortificaciones, y luego terminó enseñando balística, nada menos, en la escuela naval. Su último puesto público fue breve, un par de años como arquitecto del Consejo Nacional de Educación, pero fue suficiente para que diseñara 23 edificios escolares. El resto de su vida argentina lo dedicó a la práctica privada. Para entender cómo era esta época, Morra inauguró veinte edificios escolares en un día, el 24 de mayo de 1902, todos palaciegos.

Morra era un clasicista convencido, una mano segura en los estilos “neo” tan de moda en la época. La Roca lo muestra en un momento particualarmente creativo en esos parámetros tan exigentes: el edificio es un “neogriego” –pese a su nombre popular– de un rigor exquisito. La entrada principal está comandada por un altivo portal de seis columnas, rematadas por un frontis con seis hermosas esculturas donadas por un particular (¡qué tiempos esos!) y con acróteras muy importantes. A ambos lados de esta pieza honorable y grandiosa hay dos paños de muro relativamente pequeños con columnas y ventanales también relativamente pequeños. Las columnas son realmente algo especial porque son monolíticas, de una pieza, creadas con piedra gris de Tandil. Entre sus bases, el edificio se veda con rejas en doble cruz, canónicamente clásicas. La fachada sobre Tucumán es más larga pero más modesta, repitiendo el modelo de los paños laterales sobre Libertad. Es un muro sólido, con ganas de eternidad, digno de un palacio-escuela.

Pero ya nadie pensaba en la dignidad del edificio por la mugre que lo cubría. Lo que encontraron el equipo de restauradores y la empresa contratista enviados por la dirección general de Regeneración Urbana, que dirige Juan Vacas, del ministerio de Ambiente y Espacio Público, fue un edificio simplemente carcomido por el smog y el guano de las palomas, y arruinado por las intervenciones vagoneta y mal pensadas de antaño. El diagnóstico de las arquitectas del equipo de la dirección general encontró hasta una capa de pintura gris-celeste por encima de un revestimiento cementicio completamente arruinado. Con lo que el trabajo se definió como una larguísima empresa de decapado y recuperación del simil piedra, y una reconstrucción de lo completamente perdido o lo que se disgregaba al tocarlo.


Las esculturas ya recuperadas y un “antes” que muestra cómo estaban tras la primera limpieza.

Las esculturas fueron un capítulo aparte. Completamente cubiertas de guano, el árcido producido las estaba carcomiendo. La capa era tan gruesa, sobre todo en el pecho de las figuras femeninas, bastante abundante, que hubo que decidir parar porque no había modo de limpiarlas sin dañarlas más todavía. Menos problemática fue la limpieza de las columnas de piedra, aunque hubo que despintar las bases, con lo que se recuperó el valor visual de contraste con el edificio más claro. Al limpiar el atrio de entrada, aparecieron bajo la pintura y la roña revestimientos de piedra dolomita completamente olvidados, y en las farolas ornamentos de bronce pintados y repintados. Muchos ornamentos perdidos o completamente estropeados fueron reemplazados, sobre todo en la fachada sobre Tucumán, pero la mayoría siguen siendo los originales.

Justo enfrente del colegio se está recuperando la plaza con el expediente sencillo pero difícil de lograr que desaparezcan los estacionamientos sobre Libertad y Talcahuano, con lo que se ganan 3500 metros cuadrados de verde real (cosa rara hoy en día). El arbolado no se toca, pero se recrean los senderos, se minimiza el impacto de tanta cosa agregada y tanto equipamiento. Hasta se toma la precaución de renovar las farolas pintándolas de peltre y no de dorado, algo que ayudaba al ruido visual. Las veredas sobre Libertad también se ensanchan, con lo que va a haber algún metro más para apreciar un espacio donde el palacio de Tribunales, el Colón, la columna de Lavalle y la Escuela Roca ya no están grises y deprimentes. Nada mal.


Las columnas de una pieza 
.

Fuente: Página 12, 8 de julio de 2017

suplementom2@yahoo.com


Escuelas palacio: un privilegio del pasado porteño que aún subsiste

Por Virgina Mejía

Integran el patrimonio histórico de Recoleta, San Nicolás y Parque Patricios; 
se inauguraron entre 1886 y 1929

Buenos Aires se caracteriza por tener una gran cantidad de edificios de estilo europeo, pero pocos saben que algunas de estas construcciones son escuelas públicas y que forman parte del patrimonio histórico nacional. La mayoría fueron concebidas durante las presidencias de Domingo F. Sarmiento y de Julio A. Roca como palacios que atrajeran alumnos a los que se les impartiría educación laica, gratuita y obligatoria. Sólidas estructuras, enormes patios y amplios salones siguen funcionando como establecimientos del Estado a los que a diario acuden miles de chicos a estudiar.

Frente al Teatro Colón hay un edificio que parece un templo pagano. Su valor arquitectónico es tal que próximamente será declarado monumento histórico nacional. Es la Escuela N° 7 Presidente Roca, en la calle Libertad 581. Tiene columnas monolíticas de granito, inscripciones en latín a lo alto y esculturas alegóricas de Giovanni Arduino. Fue inaugurada en 1903 y es obra de un marqués italiano de la generación de 1880, Carlos Morra.

"Se construían de acuerdo con las teorías pedagógicas de Sarmiento, que indicaban que debían funcionar en edificios monumentales, en sintonía con la importancia asignada a la educación. Se proyectaban como si fueran palacios para que fueran atractivas para todos los chicos, especialmente los más humildes", explicó en una recorrida con LA NACION el arquitecto Gustavo Brandariz, autor del libro La arquitectura escolar de inspiración sarmientina.

Según los tratados de la época, estos edificios debían tener fachadas fastuosas, ser generosos en dimensiones, poseer techos de doble altura, contar con aulas higiénicas y ventiladas, tener excelentes condiciones acústicas, patios de gran tamaño y jardines. "Se avanzó a grandes pasos desde la era de la presidencia de Sarmiento, quien pensaba que los lugares de estudio debían ser de estilo neoclásico, hasta el gobierno de Roca, en el que primó el criterio de la belleza, con la construcción de grandes palacios-escuela con estilos italianizantes", sostuvo el profesor de la Universidad Di Tella Fabio Grementieri.

En la esquina de la avenida Santa Fe y Paraná, ocupando casi un cuarto de manzana, se encuentra la Escuela N° 3 Onésimo Leguizamón. La inauguró Roca en 1886 y fue una de las 40 escuelas que se abrieron en Buenos Aires en un solo día. Esta enorme construcción italianizante de Recoleta también es obra de Morra. Una de sus singularidades es que tiene gran cantidad de vestíbulos y patios para que los chicos jueguen en el recreo. Con similar estilo, Morra construyó la Normal N° 9, de la avenida Callao al 400, en Balvanera.

Instituto Bernasconi. Tardó ocho años en ser construido y se inauguró en 1929, en Cátulo Castillo 2750, Parque Patricios. Fue declarado monumento histórico nacional en 2009. Foto: Patricio Pidal / AFV
En Parque Patricios, como si fuera un palacio europeo a lo alto en una loma, funciona el Instituto Félix Bernasconi, declarado en 2009 monumento histórico nacional. Es una donación del empresario Bernasconi, quien pidió que se realizara "la edificación de un palacio para escuela" en la que por ese entonces era una zona pobre. El arquitecto Juan A. A. Waldorp, hijo de holandeses, diseñó una estructura de hormigón en cuatro plantas sobre lo que había sido la quinta de ocho hectáreas de la familia del Perito Moreno. Tardó ocho años en construirse y se inauguró en 1929.

"Es un típico exponente de arquitectura monumentalista de estilo florentino con influencia clásica. Para no afectar los sectores nobles, en 2014 se ejecutaron obras parciales sin alteración de la arquitectura edilicia", detalló Jorge Caramés, asesor de la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos. El colegio, situado en Cátulo Castillo 2750, alberga a más de 4000 alumnos.

En la entrada principal hay dos esculturas basadas en la mitología griega del escultor argentino Alberto Lagos, y sobre el capitel sobrevive un reloj que durante años despertó a los vecinos. Cuenta con museo propio creado por la educadora Rosario Vera Peñaloza, dos piletas de natación, amplias aulas, un foyer y un auditorio con 400 butacas.

Otras instituciones educativas estatales que son emblema en la Capital son el Colegio Nacional de Buenos Aires, en el casco histórico; la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini y la Normal Superior Nº 1 Roque Sáenz Peña, en Recoleta, y la Normal Superior N° 3 Bernardino Rivadavia, de San Telmo. Completan la lista la Bartolomé Mitre N° 5 y el Colegio Nicolás Avellaneda N° 4, en Balvanera.

El edificio que se convirtió en un ministerio

El fastuoso Palacio Pizzurno, sobre la calle homónima, sede del Ministerio de Educación de la Nación, también fue creado para ser escuela, destinada a 700 niñas. La construcción fue una donación de doña Petronila Rodríguez de Rojas, quien pidió incluir un templo, un asilo y una escuela para niñas en un edificio monumental de tres pisos, con museo, salones para clases y anfiteatros para física, química, historia natural y música.

Así fue como el arquitecto Carlos Altgelt diseñó un edificio con reminiscencias del Palacio de Versalles, típico exponente de la arquitectura francesa de moda a fines del siglo XIX e inicios del XX. El sueño de Petronila nunca se cumplió. Cuando se inauguró, en 1893, albergó los tribunales, mientras que la escuela se localizó en una humilde casona de las cercanías.

Fuente: La Nación, 4 de mayo de 2016
http://www.lanacion.com.ar/1895164-escuelas-palacio-un-privilegio-del-pasado-porteno-que-aun-subsiste

20/6/17


Nueva metodología de restauración para recuperar la flexibilidad del papel vegetal


Dibujos técnicos del CoAC en papel impregnado con fragilidad severa 
Del Blog de Rita Udina

Esta entrada muestra la experiencia de la restauración de varios dibujos arquitectónicos del Collegi d’Arquitectes de Catalunya (CoAC) y se centra en la sustitución de barnices en aquellos que eran en papel impregnado. Se ha presentado en el contexto del Symposium Technical Drawings and their Reproductions bajo el título “Sustitución de barnices/aceites en dibujos arquitectónicos en papel impregnado” (La Haya, octubre 2014).


Los papeles vegetales -tan utilizados en dibujos técnicos- tienen en común que son transparentes, pero hay diferencias significativas en su proceso de elaboración. Por consiguiente tanto sus propiedades mecánicas y químicas como su comportamiento, serán también muy diversos. El papel impregnado es un tipo de papel vegetal en el que un aceite o barniz se aplicaba para hacerlo transparente. Los papeles impregnados son muy frágiles y tienen muy poca resistencia mecánica debido a la oxidación que provoca el barniz. Cabe recordar que los aceites se evaporan por un proceso químico (oxidación) y no físico, como el agua. Los barnices también impermeabilizan, impidiendo que la celulosa se ​​hidrate normalmente. Cuando se trata de goma laca, el papel hereda la fragilidad propia de este barniz rígido.


 Esta fragilidad puede ser tal que una manipulación cuidadosa implique riesgo de roturas casi inevitable. La pérdida de flexibilidad provoca cortes rectos en los pliegues (foto de la izquierda) y desgarros en las arrugas (las de la derecha). Además, pueden ser incluso más visibles que las mismas líneas del dibujo. 

Los objetivos de la restauración son: 
* Detener la oxidación, o incluso revertir parte de su consiguiente acidificación. 
* Devolverles la flexibilidad perdida. 
* Mantener estrictamente la escala del dibujo (en el caso de mapas, planos y dibujos técnicos). 

La consolidación por medio de adición de capas de papel puede comprometer la transparencia, que se debería mantener en la medida de lo posible, por ello devolver la flexibilidad perdida es tan importante, porque cuanto más flexible sea el papel, más finos podrán ser los papeles que añadamos para reforzar, y la transparencia quedará menos alterada.

El amarilleo no se considera un perjuicio en sí mismo, ya que por norma general permite una correcta lectura del documento (aunque sea el efecto visible de la acidificación no conlleva mayores daños).

TRATAMIENTO:

Quitar el barniz o aceite


Esto detendrá ulterior oxidación y disminuirá en cierta medida el amarillamiento. El barniz se retira por medio de disolventes (dependerá también del tipo de aceite o barniz). Después de esto el papel se vuelve opaco, pero también se posibilita el tratamiento acuoso, si conviene, ya que el papel deja de ser impermeable.

El mismo documento después de quitarle el barniz, queda opaco. Nótese que el fragmento de la izquierda (reverso), muestra sólo la parte coloreada a mano, mientras que el de la derecha (por el anverso), enseña únicamente el delineado a tinta china. La pérdida de transparencia implica perder el efecto de capas que antes teníamos, cuando podíamos ver líneas y coloreado simultáneamente en ambas caras.

Consolidación


Laminación, si es necesario, o simplemente reforzar las áreas más dañadas. El adhesivo utilizado puede ser soluble en agua o no, dependiendo de las demandas del documento (técnica, tamaño, daños…).

Devolver la transparencia perdida

Está claro que usar los productos originales no es recomendable por los daños que conllevan. Pero todavía hay varias opciones posibles: Las resinas sintéticas se pueden utilizar en medios acuosos o no. Sea como sea, estas resinas devolverán la transparencia y también la intensidad de tono.


Izquierda: Detalle antes de restaurar, con desgarros allí donde había pliegues o arrugas. 
Derecha: Dibujo restaurado, con el papel mucho más flexible. Nótese que el papel es sensiblemente más opaco debido a la adición de una capa de refuerzo en toda la superficie, por el reverso. La acuarela que se había hecho invisible en sacar el barniz vuelve ahora a ser visible.

Obviamente este paso también implica hacer el papel impermeable de nuevo, pero esta vez el barniz será estable en cuanto a Red-Ox y no provocará oxidación, a la vez que confiere suficiente flexibilidad para manipular el documento con seguridad.


Planta del Colegio Valldemia. 
Plano a lápiz en papel vegetal impregnado. 
Izquierda: antes de restaurar (uno de los fragmentos de la derecha se conservaba a pesar de que no sale en la foto). 
Centro: Después de quitar el barniz, lavar y desacidificar. 
Derecha: Después de barnizar y laminar. La transparencia es perceptible en las lagunas añadidas, de menor gramaje.

Conclusiones:

Características
Antes

Después

Observaciones
Inocuas
Transpa-
rencia
♣♣♣
♣♣♣
Está sólo limitada por la adición de capas de refuerzo, pero no por el barniz.

Intensidad de tono 
♣♣♣
♣♣♣


Manteni-
miento de la escala (dibujos técnicos) 


Hay que considerar la posibilidad de tratamientos acuoso en cada caso. La escala se puede mantener estrictamente incluso cuando intervienen procedimientos acuosos, pero deben hacerse siempre pruebas previas. 


Amarilla-
miento
♣♣♣♣
♣♣♣
Depende del color y la concentración del barniz original, y del grado de oxidación del papel, que hace que las fibras sean también más amarillas. 

Dañinas
Fragilidad
♣♣♣♣
Ahora una manipulación normal es posible sin riesgo de rotura.

Acidez
♣♣♣♣
El pH aumenta unos 2 puntos (alcanzando la neutralidad) siempre que los tratamientos acuosos sean posibles. 

Ulterior 
oxidación
♣♣♣
_
La oxidación se detiene en la medida que se retira su causa (es decir, el barniz).


Agradecimientos: Archivo histórico del Colegio de Arquitectos de Cataluña (CoAC), propietarios de todas las obras aquí mencionadas y que me confiaron su restauración. ¡Muchas gracias!

Fuente: http://ritaudina.com/es/2014/10/10/restauracion-dibujos-en-papel-vegetal-impregnado-con-aceites-o-varnices/

9/6/17

Día Internacional de los Archivos

9 de junio
Nuestro Día 

El Día Internacional de los Archivos se celebra todos los años el 9 de junio. Es un día en el que se pretende enseñar a la población la importancia que hoy tienen los archivos.

Archivo 104
El origen de la celebración de este día se encuentra en el 9 de junio de 1948, fecha en el que se creó el Consejo Internacional de Archivos (ICA). Dicho Consejo fue creado para defender la protección del patrimonio documental y su conservación.

La Recuperación y Puesta en valor de los Archivos Escolares

El Programa Nacional de Archivos Escolares y Museos Históricos de Argentina, tiene su antecedente en el Programa Nacional Archivos Escolares. Fuentes documentales de la cultura escolar, (Resolución Nº 1422/07), y el Proyecto de Museos Escolares que se inició en el año 2007. En el año 2013, se creó este Programa (Resolución Nº 717) como una fusión de los proyectos mencionados anteriormente. Uno de los sus objetivos es gestar en las comunidades educativas una actitud comprometida con su patrimonio documental (archivos y museos), promoviendo su conservación y utilización, en el marco del fortalecimiento de su memoria institucional y pedagógica.

Objetivos del programa

El Programa Nacional de Archivos Escolares y Museos Históricos de Educación se desarrolla en función de los siguientes objetivos:

* Promover en las comunidades educativas la puesta en valor de los fondos documentales (archivos y museos) de las escuelas como fuentes de información, investigación e interpretación de la memoria pedagógica del país.
* Custodiar y gestar conciencia del patrimonio cultural y pedagógico existente en las escuelas promoviendo la creación de Archivos Escolares y Museos Históricos de Educación a partir de un conjunto de lineamientos comunes en las diferentes instituciones educativas
* Conformar redes de Archivos Escolares y Museos Históricos de Educación basados en el trabajo cooperativo que, partiendo del nivel local, sustenten redes provinciales y a futuro, un sistema nacional coordinado por la Biblioteca Nacional de Maestros.
* Estimular, capacitar y asistir en la organización y construcción de archivos escolares y museos históricos de educación en las diferentes instituciones educativas de nuestro país, en el marco de convenios interjurisdiccionales de cooperación.
* Implementar una política de promoción, construcción, preservación y difusión de los materiales (fondos, museísticos - históricos de la educación) que pertenecen a la cultura escolar en nuestro país.
* Desenvolver, orientar y apoyar proyectos de recuperación del acervo histórico educativo de las diferentes unidades de información (biblioteca, museos y archivos) de la República Argentina.
* Generar instancias de normalización en el procesamiento de la información para asegurar el beneficio de un adecuado almacenamiento, organización, catalogación y recuperación de la información de los fondos propios y comunes, a través del software AGUAPEY.
* Facilitar el acceso a la información del acervo histórico educativo desde la construcción de plataformas virtuales en los Centros de Memoria de la Educación Argentina.
* Contribuir al conocimiento y a la formación de investigadores especializados en la Historia de la Educación Argentina, dentro de las comunidades educativas.
* Gestar conciencia en los miembros de la comunidad educativa acerca de la importancia de la preservación de los materiales históricos de las escuelas, para asegurar su acceso como fuentes del conocimiento presente y futuro impulsando y desarrollando acciones de investigación y de formación.
* Colaborar en la formación de agentes que se conviertan en protagonistas de su propia historia educativa y productores de diferentes propuestas museográficas y pedagógicas en el museo de su escuela.
* Crear una red institucional que integre las iniciativas personales de los actores que se encuentran trabajando en la escuela, en pos de objetivos similares pero de manera aislada.
* Organizar y promover eventos de orden académico (seminarios, conferencias, cursos, exposiciones, así como pasantías en el área de bibliotecología, archivística, preservación, educación e historia).
* Recuperar el pasado para que las comunidades educativas y/o museos – archivos de escuela de nuestro país sean uno de los pilares fundamentales en el proceso de construcción de la identidad nacional.

El caso de la antigua Escuela Normal de Quilmes

Nos enorgullece decir que nuestro Proyecto, que hoy lleva el nombre de Archivo "Silvia Manuela Gorleri" y que aparece en las redes sociales como "Archivo104", constituye el caso piloto Nº 1 del mencionado Programa.

Comenzamos a trabajar en setiembre de 2006, aún antes de la decisión ministerial, y continuamos haciéndolo gracias al aporte de más de 15.000 horas de trabajo voluntario, además de los subsisdios recibidos a través de la BNM para adquisición de mobiliario y equipamiento.

Alumnos de la Tecnicatura
Una valiosa colaboración prestan los estudiantes de la Tecnicatura del ISFDyT Nº 83, que realizan en nuestra sede sus Prácticas Profesionales (I) acompañados por el profesor de la asignatura. Gracias a ellos estamos organizando las series documentales, en tanto aprenden su profesión.

Clase práctica de la Capacitación - 2016
La labor desarrollada en diez años ha servido de marco para la primera capacitación provincial dirigida a Bibliotecarios y Secretarios de escuelas centenarias del distrito, con el objetivo de sensibilizar acerca del valor del patrimonio documental conservado en esos establecimientos. Este Proyecto, dirigido por la referente Bibliotecaria de la Región Sra. Bibiana Riomayor, ha sido compartido con EXANQUI (ONG de ex - alumnos) y el CENDIE (Centro de Documentación e Información Educativa de la Provincia de Buenos Aires).

Colaboradora L. Diéguez
Colaboradora S. von Lurzer
Sin embargo, nos inquieta el futuro. La continuidad y el fortalecimiento de este Proyecto están en riesgo. Dependerán en gran parte de la designación de personal idóneo rentado para abreviar los tiempos de recuperación y conservación del patrimonio y para sostener la apertura a la consulta pública que, en las condiciones actuales, es muy limitada. No obstante, en los últimos años hemos recibido complacidos a investigadores universitarios, estudiantes de profesorado y miembros de la comunidad local en busca de información atesorada en estos fondos.

Dra. Inés Fernández Mouján - 2016
Prof- Alejandra Alvarez - 2017

El caso particular de un país hermano: Chile

La recuperación y apertura de los archivos escolares contribuye a la reconstrucción de la memoria local que define vínculos de identidad, en este caso entre la comunidad escolar y la institución escuela. Se persigue impactar en un eje fundamental de la educación pública como es la formación ciudadana que implica precisamente, el conocimiento y la valoración por parte de los estudiantes de las instituciones públicas y privadas, desde las más cercanas, como la escuela, y vinculadas a su vida cotidiana, como un piso esencial para promover el respeto y valoración de las instituciones del Estado, la vida en democracia y la convivencia social. A su vez, incentiva el trabajo de la comunidad escolar en su conjunto, contribuye al cuidado de su propio patrimonio y crea conciencia de que a su vez es este un acervo nacional. 

En Chile, el Programa nació el año 2010 con el fin de contribuir a la investigación y al conocimiento de la educación nacional. Fue levantado en conjunto con los liceos públicos más antiguos de la zona centro-sur del Chile, la más afectada por el terremoto que sacudió al país en febrero de ese año. Afligidos por la compleja situación que vivían dichos establecimientos secundarios y por las enormes dificultades que tuvieron que afrontar para salvaguardar su patrimonio histórico, el equipo de la Universidad Católica se propuso como objetivo fundamental construir vínculos de apoyo y cooperación y contribuir al desarrollo del sentido de identidad y ciudadanía de esas comunidades escolares, principalmente regionales. 

La metodología de trabajo se sustenta en el acervo documental y pedagógico conservado por los liceos. A partir de ello se ha desarrollado un modelo de intervención que contempla varias etapas. En la primera se realiza el rescate, la identificación y la organización de los archivos y, en algunas ocasiones, de las bibliotecas históricas de cada establecimiento. Profesores y alumnos de la comunidad escolar trabajan codo a codo con archivistas, historiadores, educadores y estudiantes de la UC para la puesta en valor de este patrimonio que busca el reconocimiento y la valorización por parte de los estudiantes de la historia de su liceo, de su comunidad escolar y de la suya propia.

El Programa de Archivos Escolares ha sido posible gracias a la cooperación y financiamiento del Instituto de Historia UC, el Programa para Bibliotecas y Archivos Latinoamericanos de la Universidad de Harvard y cada uno de los liceos que forman parte de esta red y que han sido beneficiados con esta intervención.

Fuentes: http://www.bnm.me.gov.ar/proyectos/medar/archivos_escolares.php
http://historia.uc.cl/Programa-Archivos-Escolares.html

29/5/17

XVº Congreso Argentino de Archivística

CIRCULAR 1 

La decimoquinta edición del Congreso Argentino de Archivística renovada y actualizada, se anuncia que ya se encuentran abiertas las inscripciones para el evento que se realizará bajo la organización de la Unidad Académica de la Fara los días 22, 23 y 24 de agosto de 2017 en la ciudad San Fernando del Valle de Catamarca, Provincia de Catamarca, cuyo eje temático es

“PRECARIEDAD Y PERSISTENCIA DE LAS INSTITUCIONES ARCHIVÍSTICAS DE LOS PODERES DEMOCRÁTICOS”

FUNDAMENTOS
La temática, en esta oportunidad se manifiesta como un necesario énfasis en la dinámica y esfuerzos para evitar la destrucción documental e informativa, procurar la preservación de los fondos y de brindar los servicios; surgiendo todo esto desde una condición casi permanente de precariedades a veces también recurrentemente señaladas en notas periodísticas y redes sociales.

Imagen: Archivólogo - Blog de Archivos
Los archivos y documentos que los integran, producto de la vida administrativa de los poderes públicos; con la función de resguardo de derechos y deberes, y como razón de estado en sí mismos, se constituyen en uno de los pilares de nuestra sociedad, de forma invisible pero contundente.

La vida ciudadana e institucional, y sus instancias se refleja y cimenta en documentación, tanto de registro obligatorio como en documentos de toda índole.

El Patrimonio Documental, reconocido o no como tal, en su conjunto, sufre contingencias y daños permanentes, por distintos motivos, y esta precariedad no deja de estar presente casi como un aspecto más, como la persistencia por permanecer y cumplir lo encomendado a las instituciones archivísticas.

La superación de estas condiciones de precariedades casi permanentes en archivos de los poderes democráticos, es un propósito en sí mismo, una instancia a dejar atrás.

Y hablamos de precariedades en cuanto garantías y reconocimientos, de salud de quienes se desempeñan en archivos, hablamos de precariedades de instalaciones, de conservación documental, de capacitación recibida, de sistemas y normativas, de figurar o no en el organigrama, de posibilidades reales de cumplir con misiones y funciones cuando están, en todo caso claramente enunciadas o establecidas, o actualizadas, hablamos de presupuestos o recursos con los que se cuentan cuando hay, el listado es largo.

Pero la idea no es hacer un recuento de situaciones negativas, o defectos, objetivamente hablamos de una realidad desde la cual hay que partir, como un inicio.

Y a pesar de todo, las instituciones archivísticas persisten, y los ejemplos son muchos y dignos de ser compartidos y estudiados en este evento. Sabemos de historias sórdidas y por qué no, de historias heroicas, de labores cotidianas silenciosas y de otras mediatizadas, pero todas válidas al momento de conocer o diagnosticar una realidad para lograr propuestas.

Es por ello que en el marco del XV Congreso Argentino de Archivística, se abre al diagnóstico y al estado de los archivos de los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales, y darle un énfasis a los archivos municipales, que sufren un abandono y deterioro a veces ignorado por las autoridades competentes, entonces desde una premisa que reconoce una generalidad similar de situaciones pero a la vez, pondera la digna y valiosa persistencia de las instituciones y por supuesto de la labor de quienes se desempeñan en ellas.

El objetivo es que desde un diagnóstico y reconocimiento de situación, podamos mediante la participación de quienes trabajan y trabajaron en estas condiciones, surjan ejemplos y modelos de labor que no sólo inspiren a sus pares, sino que surjan también, propuestas colectivas, identidades compartidas, y las mejores soluciones posibles, ideas innovadoras y otras tal vez conservadoras, pero necesarias para la superación de cada propia realidad.

EVENTOS PARALELOS

VIII Encuentro de Archivos Municipales de Argentina

I Encuentro de Archivos de Poderes Legislativos

I Encuentro de Archivos de Poderes Judiciales

VII Reunión de la Comisión Argentina de Desarrollo De Archivos. CADA.

VI Reunión de Asociaciones de Archiveros Provinciales

II Reunión Comisión Académica Nacional de Archivología.

Curso de Conservación Preventiva del Patrimonio Documental

DESTINATARIOS

Archiveros, personal de archivos, registros y dependencias afines, docentes, autores, investigadores, profesionales, estudiantes e interesados en general.

EJES TEMÁTICOS

Modernización de los archivos de los poderes Legislativos, Judiciales y del Ejecutivo, de Nación, Provincias y Municipios.

Políticas públicas de digitalización, protección, preservación y acceso al patrimonio documental de los archivos de los poderes democráticos de Nación, Provincias y Municipios.

Capacitación y formación del directivo de Archivos, características.

Capacitación del personal de Archivos e incorporación de tecnología en los servicios, conocimientos básicos requeridos, necesidad de actualización curricular en las carreras.

Salud laboral, de repositorios y documentos, características y recomendaciones.

Dificultades y propuestas de superación para optimizar los servicios en los Archivos de los poderes Judiciales, Legislativos, Ejecutivos.

Buenas prácticas archivísticas y detección de situaciones que obstruyen al servicio y las relaciones institucionales.

Actualización normativa en misiones, funciones, reglamentos y procedimientos. 

Relación de los Archivos de los poderes democráticos con la sociedad.

El acceso a la información pública y su estandarización.

Problemática de los archivos y precariedades, recursos, edilicias, de conservación, sistemas y normativa. Diseño de estrategias y prioridades.

Reconocimiento social de la labor y la imagen institucional.

OBJETIVOS

Abordar la condición general de los archivos de los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales de Nación, Provincias y Municipios, de vida democrática, como estrategia de diagnóstico y como base de proyección para el logro de propuestas superadoras.

Formular directrices para políticas públicas, la administración de documentos y archivos, estableciendo prioridades de acuerdo a los recursos, previendo una mejora en la conservación de los mismos y su organización.

Lograr el reconocimiento a la labor archivística y el aporte a la vida institucional, al campo investigativo, social, cultural, su valor para el estado de derecho y la vida democrática.

Destacar la importancia del conocimiento archivístico para el progreso de las instituciones archivísticas y la instauración y mejora de los servicios.

Reconocer las dificultades laborales en cuanto salud y precariedad de las condiciones del desarrollo de las actividades.

Superar las condiciones de precariedad subsistentes en materia archivística y en todas sus dimensiones, señalando las necesarias instancias a ser superadas, estableciendo esto como un objetivo a cumplir.

CONSULTAS E INSCRIPCIONES:

Contactos: e-mail: fara.institucional@gmail.com 
Facebook: Federacion de Archiveros de Argentina Fara
Teléfonos: Fijo : 0342-4843484 - Cel.: 0342 – 155477227- 155476539

Fuente: https://www.facebook.com/FARA-Federacion-Argentina-Archiveros-1627104150856110/

REFLEXIONES SOBRE EL TERMINO 
TIPO DOCUMENTAL
Manuel Vázquez

Trabajo preparado para el Concurso Docente de la Cátedra de Archivología General en la Escuela de Archiveros de la Universidad Nacional de Córdoba

Observación…: El texto de este ejemplar contiene una variante con relación al presentado a concurso. El título 3: "Sintética exposición de los autores que utilizan el término Tipo Documental"…, por motivo del espacio permitido para la ponencia, sólo constaba de las citas bibliográficas, sin los textos que ahora se han copiado.

- CÓRDOBA, REPÚBLICA ARGENTINA - 1987-


REFLEXIONES SOBRE EL TERMINO TIPO DOCUMENTAL

Introducción.


En la escuela de Archiveros, el término Tipo Documental…tiene carta de ciudadanía. Se trata de él en las asignaturas técnicas: Ordenación y Clasificación, Producción, Descripción y Selección Documentales. No es un tópico específico en Archivología General, pero tanto en esta asignatura como en todas las demás es aceptado con naturalidad cuando se menciona. La bibliografía en lengua española, salvo Matilla Tascón lo utiliza comúnmente pero no se encuentra ni éste término ni otro equivalente en la bibliografía de otros países, salvo Schellemberg y algún que otro autor norteamericano actual.

Tampoco se encuentra en los libros de programa General de Información. Hay pues, una pregunta introductoria que se impone. Este término, ¿es útil?, ¿es necesario? ¿Cómo se arreglan sin él quienes no lo utilizan?

1- Límites y objetivos del presente trabajo.


Este trabajo ha sido preparado como ponencia para la entrevista personal que requiere del Concurso Docente de la Universidad Nacional de Córdoba, para la cátedra de Archivología General. Esto condiciona la extensión a un máximo de 10 páginas. Otra limitación. No he considerado necesario realizar un estudio exhaustivo de la historia del término entre nosotros.

Los breves párrafos que ofrezco al respecto muestran lo más visible de su trayectoria. Queda abierto el campo para mayor profundización. En este marco, los objetivos que me propongo son:
- Reflexionar directamente sobre el término Tipo Documental, con independencia de sus ulteriores relaciones.
- Vincularlo luego -definición mediante- con las reas archivísticas con las que tiene un nexo más evidente.
- Formular aplicaciones prácticas para nuestro país y para la archivística en general. No parece haber un estudio directo e independiente del tipo documental. Suele tratarse como tópico necesario para la ordenación-clasificación y para la descripción.

2. Un poco de historia del término Tipo Documental. 

En la Escuela de Archiveros de Córdoba, se habla con tanta naturalidad de tipo documental que se tiende a creer que es un término universal y antiguo en la archivología. No es asi, sin embargo. Todo parece indicar que lo hemos tomado de Theodore R. Schellemberg, en concreto del libro Técnicas Descriptivas (1), en el capítulo II, subtítulo "Caracteres externos de los documentos". Allí el autor menciona al tipo documental como el primer carácter a describir en un documento y le dedica las páginas 21 a 26. ¿De dónde tomó Schellemberg éste término? Remontándonos al clásico libro Archivos Modernos. Principios y Técnicas (2) del mismo autor, se descubre que comienza a hablar de "tipo físico" en el Cap. XVI que se llama "Ordenación de los documentos privados" (p. 273-291), a partir de la p. 284, cuando está hablando de "Arreglo de los componentes de las colecciones" (p. 281-289). Luego vuelve a aparecer el "tipo físico" en la p. 300, otra vez hablando de "Descripción de documentos privados" (p. 293-310). ¿Por qué en el Cap. VII, en que trata de los "Principios de clasificación" (p. 82-84) no menciona el tipo documental? Tampoco en el Cap. XV, cuando habla de "Prácticas de Descripción". Esto extraña ya que en los libros Principios archivísticos de ordenación… (3) y Técnicas Descriptivas de archivos… lo utiliza fluida y constantemente. Todo parece indicar que hubo una evolución y que fue adoptado por Schellemberg por la necesidad de clasificar los documentos privados… A esta convicción llevan tres indicios convergentes:

1) Que, efectivamente comienza hablar de "tipo físico" al hablar de Manuscritos o documentos privados, habiéndolo desconocido al hablar de archivalía;

2) Que, como veremos, la archivalía puede ordenarse y describirse sin mencionar específicamente el tipo documental;

3) Que, cita a un autor -Harlow- que utilizó antes que él el término y precisamente refiriéndolo a archivos privados.

Cabe pues pensar que Schellemberg tomó la palabra de este autor, por eso detengámonos en esta cita. En Principios Archivísticos de Ordenación (p. 89) cita a Noel Harlow que dice: "subdivisiones por tipos tales como correspondencia... diarios, discursos". El artículo de Harlow se llama "Managing manuscripts collections", publicado en Library Trends… 4:207 (Oct. 1955). Si Schellemberg no lo tomó de aquí, probablemente llegó por evolución natural de una palabra útil, a la tecnificación de un término. De ahí en más el término entra en la bibliografía, quizás por la Dra. Vicenta Cortés, que redactó el prólogo de la edición española del libro Técnicas Descriptivas de Archivos y que en otras obras sigue el esquema de Schellemberg relativo a caracteres externos e internos. Luego lo aplica el Dr. Aurelio Tanodi y la Dra. Antonia Heredia Herrera. Hay otros autores que acompañan a la Dra. Heredia en el libro Archivística. Estudios Básicos (4). Puede notarse como particularidad, que este término no ha sido considerado hasta ahora como tema en Archivología General, quizás porque el Manual de Archivología Hispanoamericana del Dr. Tanodi no lo menciona.

3. Sintética exposición de los autores que utilizan el término Tipo Documental.

1) SCHELLEMBERG. Trata el tema ampliamente en Técnicas Descriptivas de Archivos (p. 21-26), bajo el subtítulo "Tipos Documentales". Allí tiene este párrafo importantísimo: El estudio de los tipos documentales de nuestros días es la prosecución de los estudios diplomáticos hechos para los documentos antiguos y medievales (p.21). Brinda elementos para una definición, cuando dice: El término "tipo" se refiere a las especies de documentos. Hay muchos tipos dentro de las diversas clases de documentos (p. 21). Más explícito en p. 26: El término "tipo" se refiere a algo más que a las características físicas de un documento. Por lo general el "tipo" revela tanto el contenido como la estructura física del documento. En los tipos documentales se reflejan las diversas clases de acción. Estos datos informativos sobre la acción… revelan el contenido sustantivo de los documentos. Clasifica los tipos documentales en:

1) Tipos documentales comunes "que se usan para comunicar información" (p. 22).

2) Tipos documentales personales…: diarios, memorias, álbumes fotográficos. (p. 23).

3) Tipos documentales referentes a actividades financieras y judiciales…: Libros de cuentas, escrituras, leyes, sentencias, testamentos. (p. 23-25).

4) Tipos documentales que tratan de asuntos gubernamentales. "Los que provienen de autoridades públicas federales, estatales y municipales" (p. 25). En Principios Archivísticos de Ordenación… bajo el subtítulo "Factores que determinan la formación de la serie documental". En el Archivo Nacional las series documentales son establecidas a bases de los factores siguientes:

1) La ordenación de los documentos;

2) su tipo documental; y

3) su relación con un tema o actividad (p. 82). Otro elemento para la definición de tipo documental, (p. 82-83) Tipo Documental…: El segundo factor que debe tenerse en cuenta para formar las series es el tipo documental. La mayor parte de los grupos archivísticos norteamericanos se integran de tres clases físicas: documentos audiovisuales, cartográficos y textuales y éstos pueden subdividirse en diversos tipos documentales.
- La clase audiovisual - incluye la fotografías, películas móviles y discos sonoros;
- La clase cartográfica incluye los mapas y planos;
- La clase textual… consiste de la documentación escrita, los manuscritos e impresos. La clase textual es la que nos interesa aquí. Esta puede subdividirse en diversos tipos documentales, sobre los cuales comentaré más detalladamente después. En las oficinas gubernamentales los tipos documentales más comunes son cartas, informes y circulares. Los formularios también son utilizados para ejecutar actividades rutinarias o acciones específicas. Así es como nacen los "cuestionarios", "solicitudes", "requisiciones", "contratos", "nóminas de pago" y varios otros tipos documentales. Cuando los documentos dentro de un grupo documental, no pueden agruparse para formar la serie a base de su ordenación, pueden reunirse por tipo documental de modo que todos los del mismo tipo queden incluidos en la misma serie. Bajo el subtítulo "Factores que determinan la formación de series de manuscritos" (p. 87) tiene un párrafo paralelo y muy similar al visto en la p. 82.- Lo mismo sucede en p. 89-90 hablando de tipo documental de manuscritos, con relación a lo dicho en la p. 82-83.

2) Dra. Vicenta CORTES ALONSO. En el Manual de Archivos Municipales… trata muy brevemente el tema, aunque marcando su impronta personal. En la p. 47 (5): El tipo del documento es el número y disposición de los elementos de la información que corresponden a la actividad que lo ha producido... Los tipos documentales por esta razón, pueden ser infinitos, dependen de las funciones y actividades de los hombres y de las instituciones y, como ellos, nacen, cambian, se reproducen y desaparecen (p.47). No da clasificación.

3) Dr. Aurelio Tanodi. En la Introducción a la Ordenación y Clasificación… (6): Cada actividad, si produce documentos, los produce de los mismos tipos para cada serie de acciones. De tal manera, un fuerte vínculo bien visible existe entre los documentos que forman el mismo tipo, tomada esta palabra en el sentido de modelo ejemplar (p. 12).

Actualmente se utilizan muchísimos formularios para diversísimas acciones: cada formulario es diferente de otros y debe constituir un tipo. La ordenación por tipos documentales crea las series respectivas (p. 13).

4) Dra. Antonia HEREDIA HERRERA, en el Manual de Instrumentos de Descripción Documental… (7), bajo el subtítulo "Tipología Documental" (p.83-87), formula elementos para una definición, cuando dice: ... al tratar de localizar e identificar el documento... es imprescindible conocer su factura, la forma material en que queda materializado por escrito el contenido (p. 83). Pero lo más original de la Dra. Heredia Herrera es: La Tipología Documental tiene dos acepciones, la diplomática y la jurídica. Una Real Provisión (tipología diplomática) puede ser vehículo de expresión de un nombramiento, de una ejecutoria, de una naturaleza (tipología jurídica) (p. 83). La designación del tipo documental ha de basarse en la fijación determinada por los estudios realizados por los diplomatistas o por la legislación que ha establecido sus características (p. 84). En la p. 95, al hablar de colecciones, que ella llama "series facticias", el tipo documental parece como "dato específico" que no ha de faltar.

5) HILL, Edward E. The preparation of inventaries (8): Tipo denota la forma y el uso (p. 6) Enumera, en un listado, documentos, sin hacer distinción entre tipo y clase. Por ej.: autorizaciones, planos de arquitectura, historias, películas, con movimiento, resoluciones... En la p. siguiente advierte: Sea cuidadoso para distinguir entre tipos de documentos, procesos, actividades, etc. (p. 7).

6) GRACY II, David B. Archives & Manuscripts: Arrangement & Description…. Habla de "types of material". Véase el índice temático (9). En la p. 9 dice: La ordenación por tipos de material separa los documentos por sus características físicas. Los tipos básicos o generales son: 1. correspondencia, minutas y diarios; 2. material impreso; 3. documentos financieros; 4. material fotográfico; 5. producción y reportes literarios; 6. documentos legales; 7. álbumes de recortes y recortes; 8. Mapas 9. Planos, diagramas y gráficos, listas; 10. Registros sonoros. Por supuesto, la variedad de las clases (kinds) de documentos dentro de cada una de éstas 10 categorías generales puede ser legión, especialmente dentro de los documentos legales y contables. Cita aquí una obra de Schellemberg que no conozco: The management of archives…. New York. Columbia University Press,1965.

4. Cómo tratan el tema quienes no utilizan el término. 

Manual d'Archivistique (10) no utiliza el término. Véase como lo sustituye, p. 194: "Hemos visto que parece ventajoso fundar los cuadros (cadres) en las grandes funciones administrativas. Ellas darán, entonces, lo que los archivistas franceses llaman las "series"... Su determinación se hará evidentemente siguiendo las funciones reales de la administración..." En la p. 333 habla de "categorías de documentos", tales son: Actas del estado civil; documentos judiciarios; registros de hipotecas; documentos comunales; documentos privados; los sellos. La segunda parte del Manual se llama Archivística Especial y el Cap. II: "Problemas característicos de ciertas categorías de documentos". Trata de Sellos; Documentos cartográficos e iconográficos; Archivos de impresos; Colecciones de diarios y revistas; Microfilmes; Audiovisuales, Documentos magnéticos. En p. 415 dice: "Types de Documents": Los archivos de asociaciones se componen esencialmente de dos tipos. Uno que son comunes a todas las asociaciones. Otros determinados por el objetivo mismo". En p. 476 habla de Tipos de documentos cartográficos. Da distintos criterios para clasificar estos documentos.

LODOLINI, Elio. Archivística. Principi e Problemi.… Milan. Franco Angeli Editore. 1984. (p. 296). Dedica varios capítulos a la ordenación, reordenación y temas análogos. No utiliza el término, ni un concepto sustituto. Pone enorme énfasis en que la ordenación debe basarse en la estructura o, como alternativa, en las funciones de la institución productora. Véase p. y repetidamente. Quienes no han adoptado el término Tipo documental, cuando de ordenar se trata, lo sustituyen -como es previsible- por la dependencia que tienen los documentos de la estructura orgánica y de las actividades administrativas que le dan origen. El tipo documental es una consecuencia de la diversidad de actividades. Ellos se quedan en la causa, sin descender al efecto tangible, que es el tipo documental. Cuando el término se refiere a la apariencia externa de diagramación o de soporte, utilizan una palabra del lenguaje corriente -categoría, tipo, clase- sin tecnificarla. Cuando se refieren a la vertiente diplomática, hablan de estructura (del texto) del documento o directamente de su denominación concreta, sin buscar un término genérico, como tipo documental.

He buscado el término con resultado negativo en Matilla Tascón (11), elegido por ser anterior a la difusión en español de la obra de Schellemberg; en Manual de Archivística Hispanoamericana… de Aurelio Tanodi, por ver si se hallaba insertado en un rea que no fuera ordenación o descripción; en Floriano Cumbreño (12) explorando la vertiente diplomática; en Couture y Rousseau (13), como texto actual importante del Canadá francés; dotado de una amplísima compilación terminológica; en el Dictionary of Archival Terminology (14) como un trabajo muy moderno internacional.

5. Definición del Tipo Documental. 

Con los elementos que nos dan los autores que estudiaron el término puede armarse una definición: Tipo documental es el carácter o atributo de un documento que, originado en la actividad administrativa a la que sirve, se manifiesta en una diagramación, formato y contenido distintivos y sirve como elemento para clasificarlo, describirlo y asignarle categoría diplomática.

Explicación de términos:
Carácter o atributo: El término "carácter" que utiliza Schellemberg en Técnicas Descriptivas… (p. 21-26) hoy tiene otro significado muy concreto en el campo del procesamiento automático de datos, donde dignifica "Letra, número o símbolo utilizado para representación de un dato" (15). Esto no invalida el contenido semántico que nosotros le damos, pero hace conveniente la apertura hacia un sinónimo. Tomo la palabra atributo de Vicenta Cortés. Manual de Archivos municipales (p. 46). Atributo de un documento: Así como no existen "hombres" en abstracto, sino varones y mujeres, no hay "documentos" en abstracto, sino tipos documentales. Este es un motivo por el cual opino que el tipo documental ha de ser estudiado en archivología general.
Originado en la actividad administrativa: La causa de la diversidad reside en el servicio que ha de prestar. Este es el punto de la definición que destacan todos los autores que utilizan el término.
Se manifiesta en una diagramación, formato y contenido: El tipo documental se conoce, en muchos casos, sin leer el documento, por la apariencia externa. Tal pasa con un cheque o una carta. A veces, basta la lectura de un dato, como pasa al distinguir un decreto, de una resolución.
Se toma formato como tamaño y medida del soporte y -en el caso del papel- puede incluir la textura y calidad, muchas veces reglamentadas. Aquí se mencionan las tres reglas de archivología a las que interesa el tópico.

6. Clasificación de tipo documental. 

Existen clasificaciones de los tipos documentales (16). No es tarea fácil, sin embargo, por ser innumerables o porque, en boca de Gracy II: "pueden ser legión" (17). No es ahora mi interés ofrecer una clasificación jerárquica completa, sino sólo una división general, a nivel máximo. Los tipos documentales pueden agruparse en dispositivos, testimoniales o informativos (18). Dispositivos… son aquellos en que la autoridad asienta su voluntad, con intención de ser obedecida: leyes, decretos, resoluciones, sentencias, ordenanzas, reglamentos... Testimoniales… son aquellos en que la autoridad asienta una información -o acepta la información de otro- garantizando su veracidad con el fin de que sirva de prueba legal o jurídica: Actas del Registro Civil, Balances anuales, Diplomas, certificados, contratos realizados con los requisitos de ley. Informativos… son aquellos en que se asienta una información que de por si no sirve de prueba, aunque pueda ser utilizada como tal. En el mundo actual estos tipos documentales han crecido hasta lo increíble. Baste mencionar los documentos que se hallan en soporte magnético, mientras se realiza el procesamiento automático de datos. Esta clasificación es suficientemente excluyente, es decir, que permite, en la mayoría de los casos, que los tipos documentales incluidos en una categoría no sean confundidos con los pertenecientes a otra, aunque, como advierte Floriano Cumbreño, "podemos hallar... documentos que, en la forma conserven las características de las dos especies" (p. 226). (El habla de una división doble y no menciona los informativos). Es, por lo menos, mucho más excluyente que la clasificación que Schellemberg ofrece en la p. 22-26 de Técnicas Descriptivas… y más terminante que la decenal de Gracy II.

7. Aplicación práctica en beneficio del país. 

Sabemos que la archivología y mucho más este tema del tipo documental se halla condicionada por la dependencia que tiene el documento, de la administración que lo produce. Una misma acción de pagar sueldos, se realiza de distinta manera en muchas instituciones. Si esto sucede en países que ya han recorrido un largo camino archivístico, en la Argentina, que se halla en el punto de partida, se da en grado alarmante... El camino de revertir esta situación tiene dos etapas… que pasan precisamente por el rea sobre la que hoy reflexionamos.

Primera etapa: Estudio de los tipos documentales que se manejan en la administración. He conocido personas que se han puesto en la tarea y no pudieron concluirla. Estoy convencido de que, con la clasificación que propongo, la tarea puede sistematizarse de tal modo que un equipo sería capaz de relevar los tipos documentales de una institución y colocarlos en planillas de modo que fuera fácil una comparación terminológica dentro de cada nivel: nacional, provincial, y municipal y dentro de cada poder de los primeros niveles, a saber: ejecutivo, legislativo y judicial nacional y provincial.

Segunda etapa: La segunda etapa, de más largo aliento, toma los datos comparados y los procesa tendiendo a la homologación hasta donde sea posible. Cuando no puede homologarlos, los reglamenta o normaliza con sus peculiaridades, aguardando una ulterior homologación que quepa esperar. Esta tarea se ve hoy con más posibilidades de éxito que nunca en el pasado, por dos factores convergentes y entre sí relacionados. Oigamos al Dr. Tanodi (19): Aplicada al campo archivístico la técnica con las máquinas más o menos uniformadas en sus estructuras y procedimientos, impone progresivamente la producción de tipos de documentos de idénticas o parecidas formas, tal como ocurre con la microfilmación, medios auditivos, audiovisuales y cibernéticos (p. 7). El procesamiento automático de datos es un factor, el otro es la planetización de las estructuras administrativas. Aunque nunca se va a llegar a la igualdad, es evidente que las funciones del Estado tienden a ser análogas en los países y en los estados o provincias dentro de los países. Los municipios más complejos toman unos de otras ideas para el servicio de las grandes ciudades. La administración de justicia busca los caminos más eficaces para no quedar rezagada. Mediante esta feliz acción de tijera, se abre la posibilidad de ir simplificando, haciendo cada vez más eficiente la acción de las instituciones. La archivología, sin llegar al grado de la bibliotecología, habrá ganado en técnicas más universales.
Espero que este trabajo sirva al país y a los países hermanos de Iberoamérica en esta dirección.

NOTAS

1. SCHELLEMBERG, Theodore R.: 1313Técnicas Descriptivas de Archivos. Serie Collectanea archivística. Traducción de George S. Ulibarri. C¢rdiba, UNC, 1961. 174 p.

2. SCHELLEMBERG, Theodore R.: Archivos Modernos, Principios y Técnicas. Traducción de Manuel Carrera Stampa. La Habana, 1958. 359 p.

3. SCHELLEMBERG, Theodore R.: Principios archivísticos de Ordenación. Washington. 1951. 151 p.

4. Archivística. Estudios básicos. Sevilla. Diputación Provincial. 1981. 256 p. Utilizan el término Tipología documental María Josefa Sanz Fuentes, en sus dos trabajos y Pedro Rubio Merino.

5. CORTES ALONSO, Vicenta. Manual de Archivos Municipales…, Madrid. ANABAD. 1982. 135 p.

6. TANODI, Aurelio. Introducción a la Ordenación y Clasificación14. Serie Archivística. Chile UNESCO, PNUD, 1982. 41 p.

7. HEREDIA HERRERA, Antonia. Manual de Instrumentos de Descripción Documental. Sevilla. Diputación Provincial. 1982. 103 p.

8. HILL, Edward E.: The preparation of inventaries. Staff Information Paper 14. Washington. National Archives and Records Service. 1982. 22 p. La traducción de los textos es m¡a.

GRACY II, David B.: Archives & Manuscripts: Arrangement & Description… Chicago. Society of American Archivist. 1977. 50 p.

MADY, J.; PEROTIN, Y.; RIGAULT, J. Chapitre IV. Le classement et la cotation. p. 187-242, en Manuel d'Archivistique. París. Association des Archivistes Français. 1970. 805 p.

11. MATILLA TASCON, A.: "Cartilla de organizaci¢n de archivos" p. 139, en Bolet¡n de la Direcci¢n General de Archivos y Bibliotecas. Madrid, N§ 55. 1960.

12. FLORIANO CUMBRE¥O, Antonio: Curso General de Paleografía y Paleografía y Diplomática Españolas. Oviedo. 1946.

13. COUTURE, Carol; ROUSSEAU, Jean-Ives: Les archives au XXe. Sicle. Une rèponse aux besoins de l'Administration et de la recherche. Universitè de Montral. Service des Archives. 1982. 491 p.

14. Dictionary of Archival Terminology ICA Handbook Series. Vol. 3. Par¡s. International Council on Archives. 1984. 226 p. (503 términos).

15. Véase el término Character en el Dictionary of Archival Terminology arriba citado.

16. En los textos citados en el número 3 del presente trabajo, véanse las clasificaciones de Schellemberg y Gracy II y las dos acepciones de Antonia Heredia Herrera, que equivalen a una división. Hay además dos trabajos de clasificación de tipo documental que son muy originales y del mismo autor:

OTAMENDI, Alberto F.J.: "Tipología documental" p. 28-31, en la Revista de la Asociación Argentina de Archiveros…, N§ 16, 1979; y "Contribución de la tipología documental judicial", en la misma revista, N§ 19, 1981.

17. V‚ase cita de Gracy II en el anexo. Op. cit. p. 9.

18. Esta división tripartita se form¢ as¡. Los diplomatistas dividen los documentos en dispositivos y testimoniales o probatorios. Así Floriano Cumbre¤o en la obra arriba citada, p. 224. Es doctrina común de los diplomatistas españoles. Por su parte BRICHFORD, Maynard, en Archives & Manuscripts: Appraisal & Accessioning Chicago. Society of American Archivist, 1977, 43 p., en la p. 4 tiene la división tripartita que yo propongo (aunque ‚l no est hablando de tipos documentales). En la tercera división dice que los documentos que "explican, informan y entretienen".

19. TANODI, Aurelio: "Hacia un Universalismo archivístico", Arquivo & Administraçao. Vol. 4, N§ 1. 1976. p. 16-19.

BIBLIOGRAFÍA

La bibliografía consultada y utilizada para el presente estudio se halla a lo largo del texto y en las notas.

CÓRDOBA, 11 de Marzo de 1987.
Manuel Vázquez

Fuente: Boletín  Mundo Archivistico N° 257.