16/3/16

Tragedia documental en el Archivo Histórico de la Provincia de Catamarca
Documentos de más de 200 años, muebles y archiveros se mojaron por el pésimo estado del edificio.

SÁBADO, 05 DE MARZO DE 2016

"Acá estamos, con un ventilador y rezando para que todos estos documentos, tan caros a la historia de nuestra provincia y que tienen más de doscientos años no se pierdan, y las futuras generaciones puedan seguir consultándolos", manifestó uno de los empleados del Archivo Histórico Provincial ubicado por calle Chacabuco, entre Sarmiento y Maipú, a pocas horas de pasada la tormenta de la noche del jueves.

Por su parte, un estudiante de la licenciatura de historia de la UNCa, aseguró que "no sabemos si los papeles que se mojaron van a quedar legibles, porque fueron escritos con tinta líquida y tenemos miedo de que con el agua, se corra y afecte a otros documentos"

Decenas de cajas plásticas y de cartón que contenían documentos invalorables de la Sección Judiciales, de Archivos del Gobierno posteriores al año 1830 y muchas más, cargadas con escritos relacionados con causas civiles de los años 1640 en adelante, se mojaron con agua que cayó de los techos de la antigua casona, cuyo mal estado de conservación fuera informado en 2015 por Defensa Civil al ministerio de Obras Públicas de la provincia. En aquella oportunidad, la directora de Bibliotecas y archivos, Celia Sarquís, aseguró que para evitar futuros trastornos y daños en los archivos se acondicionaría un edificio ubicado por calle Sarmiento, entre Esquiú y Prado. Pero recientemente comenzaron las tareas de mantenimiento en este lugar y, según empleados de Obras Públicas, se podrían extender por 8 meses más.

En julio de 2015 "El Ancasti" había informado: "La casona donde funciona el Museo y Archivo Histórico de la provincia se encuentra desde hace tiempo en muy malas condiciones y en las últimas semanas obligó a los responsables a desmantelar y acumular el acervo cultural en otro espacio para resguardarlo.

Las últimas lluvias registradas en la ciudad generaron filtraciones en los techos que ya no tienen los cielorrasos justamente porque personal de Obras Públicas decidió sacarlos para evitar accidentes. Los exhibidores de los salones fueron vaciados y los elementos se depositaron en el piso para evitar que el agua de los techos o algún posible desprendimiento los dañe."


El Museo y Archivo Histórico de Catamarca

Si bien el museo histórico fue creado el 23 de diciembre de 1954, mediante decreto Nº 945 del 8 de mayo de 1956 se dispuso su funcionamiento en la parte sur de la planta alta del edificio de calle Rivadavia Nº 1050 que fuera obra y residencia privada del arquitecto Luis Caravatti.

El Archivo Histórico fue creado por el Decreto Nº 945, siendo inaugurado el 24 de mayo de ese mismo año. Es de destacar como un antecedente inmediato, el Decreto de 1953 donde se establecía la conformación de un Archivo y Museo Histórico de la Provincia. En la parte dispositiva se establecía que todo documento anterior al año 1900 que estuviera en el Archivo Administrativo General y otras reparticiones provinciales debían ser obligatoriamente transferidos al nuevo organismo. También debían formar parte de la entrega toda la documentación del Poder Judicial referente a causas civiles y criminales, Protocolos, Registros de la Propiedad, incluidos en el período consignado. 

Se designó para dirigir el nuevo organismo al presbítero Ramón Rosa Olmos. Con la creación definitiva del Archivo en 1956 donde se nombró al Prof. José Félix Jalile como Director del mismo, y se le asignaron cuatro empleados para trabajar en el organismo, comenzó la etapa de organización, acrecentamiento y catalogación de la documentación. Sin embargo, en el año 1972 fue necesario que un grupo de personas amantes de la historia se unieran para intentar efectivizar su funcionamiento facilitando la adquisición de objetos de importante valor testimonial. Fue así que el 30 de octubre de 1972 se expropió el inmueble de calle Chacabuco, gracias a la gestión del entonces Director Licenciado Gerardo Pérez Fuentes, para destinarlo a local del Archivo y Museo Histórico, siendo inaugurado el 22 de julio de 1977. En el año 1993 el edificio fue declarado de valor histórico-arquitectónico por el municipio.

Esta casa es de estilo neoclásico italiano, el que predominaba en las viviendas de la alta sociedad catamarqueña en el siglo XIX. En ella vivió Doña Genoveva Ortiz de la Torre de Cubas, viuda del asesinado gobernador José Cubas (1798-1841), ajusticiado en tiempos de la guerra civil entre federales y unitarios, cuando Catamarca fue invadida por las fuerzas rosistas de Mariano Maza después de que Juan Lavalle fuera derrotado. [1]

Francisco Cubas, su hijo, adquirió al ingeniero Francisco San Román la casona de calle Chacabuco 425 en 1875. Consta de 11 habitaciones de diferentes dimensiones, dos baños, una cocina, un sótano, dos patios conteniendo el primero un aljibe con arco de rejas, y al ingreso una elevada verja de madera, un gran jardín y una amplia galería con 8 columnas clásicas. El edificio señorial, exponente de la arquitectura del siglo XIX, data de 1872. Posee tres salas delanteras y otras en ala conformando dos patios internos. Las paredes son de ladrillo, con un frente de columnas como se señaló, y salas que se comunican entre si y con puertas en los patios internos. Todas las aberturas son de madera. Estas salas son utilizadas como depósitos a los que denominan archivalías. Los pisos son de madera y baldosas originales. Las estanterías que ocupan todas las salas son en su mayoría de metal. La iluminación es artificial. Su estado de conservación es bueno. Fue adquirido para el Archivo y Museo en 1972. El Museo ocupa el sector de entrada y una de las salas delanteras, mientras que el resto de la edificación está ocupada por el Archivo y la Bilioteca.

Actualmente el Archivo guarda documentación de incalculable valor histórico, la cual está ordenada y catalogada temática y cronológicamente. Posee también una Biblioteca especializada en documentación regional y local y secciones para fotografía y una videoteca sónica con grabaciones sobre Discursos de Gobernadores pronunciados en la legislatura.

La historia de la provincia de Catamarca se ve reflejada en el acervo de este museo que cuenta con objetos de personajes públicos, sociales y donaciones privadas. Por ejemplo se pueden observar retratos de gobernadores desde el año 1821 hasta 1966, cartas, medallas, fotografías de la ciudad, mobiliario de la Legislatura Provincial y del antiguo Congreso Nacional, como un sillón donde se sentaron legisladores destacados como Sarmiento, Roca, Pellegrini, del Valle y otros.

A su vez, en el Museo y Archivo Histórico se puede ver un ejemplar de la Constitución Provincial de Catamarca del año 1895 y el plano original de la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca del año 1886.


Más inundaciones en edificios públicos
La tormenta que arrojó poco más de 40 milímetros sobre la ciudad la noche del jueves provocó la inundación del salón de atención al público de Rentas de la Provincia y afectó en gran medida el archivo de esa repartición, que se encuentra en el subsuelo. 

La directora de esta repartición, Susana Varas, aseguró que si bien entró agua, "por seguridad prohibí el ingreso al archivo hasta tanto Obras Públicas no realice un relevamiento". Los daños afectarían el piso y documentos guardados en archiveros.

Rentas municipal

También las oficinas de Rentas de la comuna capitalina, ubicadas por avenida Güemes, frente a la plaza 25 de Agosto, fueron afectadas por la intensa lluvia del jueves y ante una serie de desperfectos eléctricos registrados en gran parte de las instalaciones, este viernes no se atendió al público.

Ministerio de Salud

Los empleados del Ministerio de Salud comenzaron la jornada laboral de ayer, inundados por el agua que ingresó por ventanas, pasillos abiertos y algunas filtraciones en los techos. Por más de una hora sacaron el agua de pasillos y oficinas y, según el relato de los trabajadores, no es la primera vez que sucede aunque ahora fueron más las áreas inundadas. "Se mojaron algunos escritorios, papeles y se humedecieron otros mobiliarios", aseguraron preocupados los empleados. 

[1] Fragmento final del canto popular sobre el asesinato de Cubas (recopilada por Juan Antonio Carrizo en 1915):
Al cuerpo del señor Cubas 
La cabeza le cortaron. 
Y en la punta de una lanza 
En la plaza la clavaron. 
Ese día por la tarde 
Al toque de la oración 
Al cuerpo del señor Cubas 
Una nube lo roció. 
Aquí se acabó este verso 
De Cubas gobernador
La culpa la tuvo Maza 
Y el traidor que lo vendió.

Fuentes: http://www.elancasti.com.ar/
http://www.liveargentina.com/sanfernandodelvalledecatamarca/museohistorico.php
Carrizo Juan Antonio: Antiguos cantos populares argentinos (Cancionero de Catamarca). Buenos Aires, Impresores Silla Hermanos, 1926.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada