8/3/16

TRABAJOS DE RESTAURACIÓN DE DOCUMENTOS ENCUADERNADOS

Julia, nuestra colaboradora especializada en encuadernación y conservación, ha trabajado esmeradamente en el reemplazo de las encuadernaciones de Libros Calificadores del año 1922, los cuales estaban severamente dañados por plagas biológicas. El estado en que se hallaban no permitía su manipulación ni consulta puesto que las tapas se disgregaban en cuanto se las tocaba. Habida cuenta de que el contenido de los libros se encuentra en muy buen estado de conservación, se resolvió reemplazar las tapas por otras preparadas especialmente que, si bien están confeccionadas con materiales modernos, se parecen todo lo posible a las originales de papel y cartón.

Fue necesario eliminar las grapas metálicas que unían los cuadernillos y reemplazarlas por costuras, para las que se utilizó hilo de coser.

Más aún, se rescataron las etiquetas de antaño, pese a las perforaciones producidas por los insectos, y se las colocó en las nuevas encuadernaciones. El proceso se remoción se inició con un recorte en la tapa para extraer el sector de la etiqueta, luego se desbastó la misma mediante un paciente trabajo de humectación con una dilución de agua y alcohol (previa comprobación de que no se afectarían las tintas) y, tras su secado, se adhirieron todas las partes de la etiqueta a un nuevo soporte de papel para mantener su integridad. Finalmente, con este nuevo soporte fue pegada en la tapa fabricada.

En otros libros, correspondientes al año 1921 y no tan perjudicados por el apetito de los derméstidos, se adoptó una medida menos radical. Esta consistió en "rellenar" los sectores carcomidos con el material resultante del desbastado de las etiquetas, el cual se humectó, se lo mezcló con cola vinílica para formar una pasta y luego se lo tiñó del tono más aproximado al papel original. De modo que, acorde a las tendencias actuales que indican que los procedimientos de restauración deben ser evidentes, la intervención es notoria y las encuadernaciones conservan su funcionalidad.

Las fotografías que ilustran esta nota dan cuenta de algunos de los pasos señalados.

Preparación de guardas (papel obra)
Preparación de lomeras
Armado de las guardas
Remoción de las etiquetas originales
Etiqueta removida: anverso
Etiqueta removida: reverso
Recorte de la tapa (interior)

Recuperación de las etiquetas originales
adheridas a un nuevo soporte
Costuras en lugar de grapas metálicas
Antigua etiqueta pegada en la nueva encuadernación
Detalle de la etiqueta recuperada
Tapa original con orificios rellenados (1921)
Véase nuestra entrada del 3/12/2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada