11/12/16

Centenario de la primera promoción de Maestros

CENTENARIO DE LOS PRIMEROS MAESTROS QUILMEÑOS
 1916 – 2016
 Prof. Raquel Diana Gail
Prof. Chalo Agnelli


Este artículo se publica aquí en forma parcial, en tanto se completan los datos biográficos de cada uno de los egresados de la primera promoción.
Por otra parte, se lo puede consultar, aunque fragmentado, en la nueva edición de la histórica Revista Anales de la Educación Común, Tercer siglo - Nueva etapa digital - año 1 - número 1 - Noviembre 2016 - Sitio web: http://revistaanales.abc.gov.ar  


INTRODUCCIÓN

La antigua Escuela Normal Nacional de Quilmes [1] se complace en celebrar este año el centenario de la primera promoción de maestros egresados de esa institución. Fue el mismo año en que el viejo pueblo de Quilmes se convirtió en ciudad, cuando se cumplían 250 años de creación de la Reducción de los Quilmes y Acalianos traídos por la fuerza desde sus tierras ancestrales en Tucumán. [2]

Este año, tan significativo para la ciudad y coincidiendo con el Bicentenario de la Independencia declarada en Tucumán, es grato reconstruir -aunque sea parcialmente-  la identidad de aquellos que fueron los alumnos con los que se inició la mítica trayectoria pedagógica y cultural de la Escuela.

La siguiente recreación de la primera promoción de maestros y su entorno sólo pudo realizarse gracias al Proyecto de Recuperación y Puesta en Valor del Archivo Histórico Escolar [3], emprendimiento de voluntarios que cumplirá pronto diez años de trayectoria y que, en opinión de los autores, debe ser impulsado y sostenido de un modo orgánico para poder reconstruir la historia y las historias educativas de la comunidad quilmeña.

SU CREACIÓN

La propuesta de crear una escuela secundaria pública para señoritas, primera en su género entre la Capital Federal y la capital provincial, fue formulada por Atanasio A. Lanz, quien el 5 de marzo de 1911, en un discurso pronunciado en ocasión de un homenaje que le brindaron en el Club Social vecinos de Quilmes por su designación como Inspector Técnico Seccional de Escuelas, expresó: “La enseñanza de Quilmes necesita para su progreso y perfeccionamiento una Escuela Normal, donde vayan los niños con todas las comodidades y en forma poco onerosa obtengan el título que los acredite como educadores y para que una vez recibidos apliquen su saber, principalmente, en las escuelas del distrito. El título libre, es más costoso pecuniariamente para los aspirantes y de difícil adquisición. Sería, en mi concepto, una gran obra que las autoridades locales y el pueblo realizáramos una gran campaña en el sentido de obtener del gobierno nacional la creación de un establecimiento de esa índole […] Iniciada la campaña el éxito estará asegurado y Quilmes, señores, contará con nuevos elementos de progreso intelectual, base de su prosperidad material”. [4]

El 26 de agosto de ese mismo año, nuevamente en el Club Social, Lanz reitera su propuesta de crear una Escuela Normal y un Colegio Nacional y se forma una Comisión Provisional que convoca a una Asamblea a realizarse el 13 de setiembre; en dicha oportunidad se designa una Comisión Ejecutiva encabezada por Dr. José M. Húngaro como presidente, el Tnte. Coronel Tristán Villarroel como tesorero, y secretario el maestro Lanz. La comisión vuelve a reunirse cuatro días después, el 17 de setiembre y redacta el petitorio que se presentará el 27 de setiembre en la Cámara de Diputados. Hasta esa fecha se habían reunido 1.500 firmas de vecinos de toda la localidad. La Escuela Normal había tenido en Quilmes un antecedente en 1887, por una propuesta del ex municipal Pedro Risso que no prosperó. [5]

En 1912 era gobernador de la provincia de Buenos Aires el Dr. Marcelino Ugarte, ministro de Justicia e Instrucción Pública el Dr. Juan M. Garro e intendente municipal de Quilmes el Sr. Pablo Castro. En la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires actuaba con carácter interino el Dr. Enrique Urien.

La Escuela fue creada por Ley de Presupuesto de 1912, junto con otros tres establecimientos semejantes, la de Lomas de Zamora, la de San Fernando y la de San Francisco en la provincia de Córdoba [6]. En esa instancia, fue concebida como Escuela Normal de Mujeres, aunque dos años más tarde se transformó en Mixta. Fue designado el personal y su primer Director, el profesor José Domingo Sosa del Valle (1879-1940) [7], el encargado de buscar una casa para alquilar y poder dar así comienzo a las actividades en el mes de abril, como estaba previsto.

Sin embargo, la misión encomendada se hizo difícil, más aún, imposible. Sus numerosas gestiones para alquilar una casa con las comodidades apropiadas para una escuela primaria completa y el primer año de la Normal, que debía crecer en los siguientes cursos lectivos, no dieron fruto y hacia mediados de año la escuela no había comenzado a funcionar. En vista de la situación, las autoridades del Ministerio nacional, del que dependían estas escuelas, resolvió trasladar la creación a Belgrano [8]. De acuerdo a la documentación que obra en el Archivo Histórico “Silvia Manuela Gorleri”, efectivamente se trabajó durante pocos días en aquella localidad. Por el mismo Expediente 2694-I se dispuso la anulación de la resolución anterior el día 4 de julio siguiente. [9]

Pero la sociedad quilmeña, que venía demandando la fundación de la escuela con gran entusiasmo y el apoyo incondicional del inspector Atanasio Lanz, antiguo maestro nacido en el mismo partido, se sintió defraudada y reclamó enfáticamente la “devolución” del establecimiento. El empecinamiento de Lanz y de Sosa del Valle lo lograron.

De esta manera dieron comienzo las negociaciones con la Dirección de la Escuela Nº 1, que estaba a cargo de América Gregorini, así como los conflictos entre el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública nacional y la Dirección General de Escuelas de la provincia, que se zanjaron felizmente de modo que la Escuela Normal comenzó sus actividades el 23 de octubre de 1912 en el piso superior de la escuela madre, ubicada entre la Catedral y el Municipio.[10] [11]

Pueden leerse en las páginas de la Revista de Educación de abril de 1913 las discusiones libradas en el seno del Consejo General de Educación bonaerense que involucraba una situación semejante para la Escuela Normal de Lomas de Zamora. De todos modos el debate no finalizó en esta instancia, pues en julio y en diciembre volvió a tratarse el asunto tal como puede verse en la  Revista.[12]

INSCRIPCIÓN

La inscripción se inició el 26 de setiembre y terminó el 16 de octubre. Entre los requisitos de admisión para primer año del curso Normal estaba la edad –catorce años- y la aprobación de las pruebas de ingreso. El plan de estudios del magisterio era de cuatro años. Se iniciaron las clases con una matrícula de 42 alumnas (tres eran extranjeras). El director fundador fue, como se dijo, José Domingo Sosa del Valle, el vicedirector Olivio J. Acosta [13] y el Departamento de Aplicación (actual Escuela N° 84), que contaba con la regencia de la señora Crescencia López Oliveros de Molina [14], atendía 156 alumnos repartidos en siete secciones.

A pesar del retraso en el calendario educativo, los exámenes de ingreso a primer año comenzaron a rendirse a principios de octubre; las actas dan cuenta del sistema de calificaciones vigente, que era de uno a cuatro puntos. Las alumnas que obtenían dos puntos en el escrito quedaban relegadas a la situación de "condicional" aunque, como se comprueba en documentos posteriores, finalmente ingresaron. Pocos días más tarde y en pequeños grupos se realizaba el examen oral a las aspirantes.

El personal había sido designado mediante expediente Nº 4.380 en la sesión del Consejo Nacional de Educación del 23 de abril y a fines de agosto se le liquidó el sueldo de ese primer mes [15], situación que debe haberse regularizado pronto, pues en diciembre de 1912 ya se le estaba abonando el sueldo de noviembre. [16]

Tarjeta de invitación a la inauguración

La inauguración oficial se realizó en la calle y en la plaza principal, frente al edificio de la Escuela Nº 1. Asistió el Presidente interino del Consejo Nacional de Educación, doctor Pastor Lacasa, cuyo discurso está reproducido en El Monitor de la Educación Común, [17] órgano oficial de prensa; en él hizo referencia al “inteligente consorcio” entre las autoridades educativas nacionales y provinciales para dotar a la nueva escuela del espacio físico necesario. Luego hablaron el Sr. José M. Ungaro en representación de la Comisión Pro-escuela Normal y el flamante Director, profesor Sosa del Valle. Firmaron la tarjeta de invitación: el doctor José María Ungaro, el intendente Pablo Castro, el Tte. Coronel Tristán Villarruel, los doctores: Severo Soria, Juan Ithuralde, Eduardo Sarmiento y Lisandro Salas, los señores: Rodolfo Labourt, Valerio Ponce de León, Francisco J. Tollo, Juan V. Posada y el Inspector Atanasio A. Lanz, todas personalidades de relieve en la comunidad local.

No fue sino hasta 1915 que “la Normal” encontró asiento en la señorial casona de la calle Mitre, predio en el cual todavía funciona aunque con infraestructura más reciente pero inconclusa. La propiedad, que entonces pertenecía a la familia Ctibor, fue arrendada por el Ministerio del ramo hasta 1957, cuando se dispuso su expropiación, durante la gestión al frente de la cartera educativa de Acdel Salas, ex alumno del establecimiento.
  
EL PRIMER GRUPO DE EGRESADOS: 21 MAESTRAS Y 1 MAESTRO 


Nómina de egresados de 1916, Documento de Archivo

1.  Ibáñez, Braulio Antonio
2.  Amor y Vedia, Graciana Natalia
3.  Angeletti, Amelia
4.  Bianchi de Zothner, Argentina Italia
5.  Borzi, Ana María
6.  Burlo, Delia
7.  Capellino, Magdalena Ana
8.  Cendoya, Julia Dominga
9.  Curell, Lilia Vicenta
10. Cuttela, Ermelinda Estela Victoria
11. de Madrid, María Teresa A. A.
12. Ferri, Augusta Cecilia
13. Job, María Manuela
14. Lostra, Ángela Victoria
15. Orezzio, María Eulalia
16. Pitto, Dolores Herminia
17. Ponce de León, Ernestina Sofía
18. Sosa, María Esther
19. Taramasso, María Gerónima T.
20. Thevenon, Margarita Valentina
21. Vacca, Elda María Margarita
22. Velazco Montes, Sara Elena


CONCLUSIONES

        Se matricularon 43 niñas al inaugurarse las actividades y, de ellas, se recibieron 21 en el plazo esperado, más un varón que provenía de otro establecimiento. Dos de las alumnas eran extranjeras.

            De las 22 que no se graduaron con su cohorte (entre ellas una de las extranjeras), dos se recibieron en 1917 y una en 1918. Al menos una estudiante se graduó en otro establecimiento.

            De las restantes, se sabe que algunas no continuaron sus estudios en Quilmes a causa de la distancia desde sus hogares, y puede suponerse que con otras ocurrió algo semejante aunque no aparece especificado en los documentos del Archivo. También hay que señalar que ninguna de las que abandonaron la escuela estaba entre las alumnas becadas.

         Las edades de los estudiantes al momento de terminar su carrera oscilaban entre los 17 y los 26 años.

         Se sabe que 6 alumnas tenían padres argentinos. Algo más de la mitad de los aspirantes, 26, eran hijos de uno o los dos padres inmigrantes. De otras 12 alumnas no se conoce esa información.

Una disposición del Consejo Nacional de Educación favoreció a los egresados de las Escuelas Normales de Quilmes, Lomas de Zamora, San Fernando y La Plata asignándoles un punto de bonificación incorporándolos a lo establecido en el artículo 10º del volante Nº 26, en el caso comprobable de que hubieran solicitado puesto sin conseguirlo.[18] En el mismo ejemplar de la Revista se publica un proyecto de la Comisión de Hacienda y Asuntos Legales para solucionar el efecto indeseado de profesionales sin puesto que padecían más de 1.000 egresados de las Escuelas Normales. Esta cuestión se pretende paliar mediante la resolución del 1º de febrero de 1918, por la cual se prohíbe “desempeñar funciones docentes en una escuela primaria particular de la Capital, como director o maestro, sin ser profesor o maestro normal, poseer título revalidado o haber obtenido […] certificado de aptitud otorgado por el H. Consejo”.[19]

También es posible que se hayan visto beneficiados en la obtención de puestos de trabajo por el hecho de que en mayo de 1917, bajo la presidencia de Hipólito Yrigoyen y ministerio de Salinas, se resolvió crear 39 escuelas infantiles para niños aún sin escolarizar en la Capital Federal [20], en una etapa de gran crecimiento del servicio educativo.

En el distrito de Quilmes se crearon en 1916 siete escuelas entre los meses de agosto y octubre.

En aquella época no se realizaban en la escuela legajos de los alumnos, por lo tanto se carece de muchos datos sobre la trayectoria pedagógica de los estudiantes que se rememoran en este trabajo. Obran en el Archivo escolar sus calificaciones año por año, sus asistencias a clase y su certificado de estudios finalizados, con las características con que se confeccionaban en aquel entonces. Quizá este Centenario avive el recuerdo de descendientes y memoriosos y podamos ampliar la información sobre esos Maestros fundadores, muchos de los cuales actuaron largamente en las escuelas del distrito.


NOTAS:

[1] Hoy Unidad Académica Escuela Normal Superior de Quilmes “Alte. Guillermo Brown”.
[2] El tema del cambio de jerarquía urbana se venía hablando en el pueblo desde la intendencia de José Andrés López. Luego cobró amplitud tras los Censos de 1910 (municipal) y de 1914 (nacional); con la inauguración del dos suntuosos edificios que fueron: en 1909, el Teatro Colón de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Cristóforo Colombo” y en 1910 el de la Escuela Nº 1; sucesos que se acrecentaron con la construcción del nuevo edificio municipal (hoy Casa de la Cultura) terminado en 1912. Pero el que toma la iniciativa más fuerte es Atanasio Lanz que, como corresponsal del diario “La Prensa”, en 1913 propuso a la Dirección de dicho medio iniciar una serie de artículos periodísticos que insistieran sobre el tema, para que cobrara interés público y alcanzara dimensión nacional. Así se avanzó hacía el apogeo de la Tercera Fundación, el 2 de agosto de 1916, cuando el pueblo de Quilmes es declarado Ciudad, durante la gobernación de Marcelino Ugarte.
[3] Declarado Proyecto Piloto Nº 1 del país dentro del Programa Nacional de Archivos Escolares y Museos de la Educación, implementado en el ámbito de la Dirección Biblioteca Nacional de Maestros (Resolución 1422/07). Declarado Proyecto Modelo para la Capacitación de Secretarios y Bibliotecarios de escuelas centenarias por la Provincia de Buenos Aires implementado por el CENDIE (Resolución Nº 2711/15).
[4] “La Escuela Normal Nacional Mixta de Quilmes, su origen. Vicisitudes en su instalación. Su inauguración”, del Prof. Orlando D. Cella. Ed. propia, 2001. Pág. 2 a 4.
[5] Yerno de Andrés Baranda, fue municipal desde 1873 hasta 1882.
[6] El 22 de enero de 1912 la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados solicita un aumento en la partida para la creación de cuatro Escuelas Normales.
[7] “José Sosa del Valle, de 34 años de edad, argentino, Profesor Normal graduado en la Escuela Normal de Profesores de la Capital en el año 1899, inició el ejercicio de su profesión en Marzo del año 1900 como Maestro de Grado en la Escuela Nº 1 de varones del partido de General Sarmiento, cargo que conservó hasta el 2 de abril de 1901, fecha en que pasó a servir como Sub Preceptor en la Escuela que actualmente se denomina Nº 1 del Consejo Escolar 14 de la Capital Federal; fué [sic] ascendido con servicio en esta misma Escuela, á [sic] Preceptor el 1º de Agosto de 1904 y á [sic] Vice-Director el 23 de Abril de 1907 hasta Abril 20 de 1909. Dentro del tiempo indicado prestó servicio en la Escuela Nocturna “A” del expresado Consejo como Sub Preceptor suplente desde Abril 1º de 1904 á 28 de Febrero de 1905; como Sub Preceptor titular desde el 29 de Mayo de 1906 hasta el 11 de Abril de 1908 en que fue designado Director, cargo desempeñado hasta el 20 de Abril de 1909. En esta fecha fue nombrado Regente y catedrático de Idioma Nacional y Aritmética en la Escuela Normal de Santa Rosa de Toay. Hizo permuta de la cátedra de Aritmética en 1º Año por la de Idioma Nacional de 2º Año en marzo 1º de 1910. Desempeñó estos cargos hasta Abril 23 de 1912 en que se le nombró Director y catedrático de esta Escuela.” (De la Foja de Servicios, Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes) Fue también director de la Biblioteca Pública Municipal “Domingo Faustino Sarmiento”. En el año 1927, presidió durante 15 días el Club Social. Fue prologuista del libro del Prof. Edmundo Gutiérrez “Bosquejos biográficos del Dr. Ramón S. Castillo”, editado en la imprenta López en 1941.
[8] El Honorable Consejo Nacional de Educación ordena el 25 de junio en su sesión 45ª el traslado al local de la escuela “Esteban Echeverría”, C. E. 13, sita en la calle Moldes 1858. (Revista El Monitor de la Educación Común, 1912, pág. 25-26)
[9] El Monitor de la Educación Común, 1912, pág. 70.
[10] En la Sesión del 7 de setiembre de 1912 se informa sobre el acuerdo para el uso de la Escuela Nº 1 ("Fiscal", según la denominación de la época): "El señor Presidente dió [sic] cuenta que había convenido con la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires el permiso para ocupar el edificio fiscal de Quilmes para el funcionamiento de la Escuela Normal de la localidad, en el horario de la tarde, lo que fué [sic] por el H. Consejo." 
[11] También se contrató la locación de un inmueble en la calle San Martín Nº 770, con destino a oficinas del establecimiento.
[12] Revista de Educación Año LV, Tomo LXV, de enero y febrero de 1914, en las páginas 125 y 126. Véanse los detalles en “Avatares de la propia historia”, nota publicada el 5 de octubre de 2014 en http://archivo104.blogspot.com
[13] “Olivio J. Acosta, argentino, 38 años. M. N. en la Escuela Normal de Profesores de Paraná el año 1893. Inició en agosto del mismo año sus servicios como Maestro de Grado en la Escuela Superior de Varones de Nogoyá (E. R.). En Marzo del 94 el mismo puesto en Villaguay (E. R.); en el mes de Marzo del 98 – Vice Director de la Escuela Superior mixta de Diamante (E. R.). En Abril de 1900 subpreceptor de la Escuela Nº 9 del Consejo Escolar Nº 19; en Marzo de 1901 Director de la Escuela Nº 7 de Colonia Sarmiento (Chubut). En Marzo de 1902 Director de la Escuela Nº 9 de Trelew (Chubut); en Julio de 1904 Preceptor de la Escuela Superior Nº 1 del C. Escolar 13 (Cap. Federal) – en 1905 subpreceptor de la Escuela Nocturna Nº 10 del C. E. 10; en Abril de 1907 Inspector Técnico de la 6ª Sección de Territorios Nacionales; en Marzo de 1910 de la 7ª Sección (Pampa); en Marzo de 1912 de la 4ª Sección (Chubut) y en Abril del mismo Vice Director de la Escuela Normal de Quilmes y Catedrático de Historia y Aritmética.” (Foja de servicios, Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes.)
[14] “Crescencia López O. de Molina española, 24 años de edad, Maestra Normal recibida en Azul en el año 1907. Inició su carrera en Abril de 1908, nombrada por el H. Consejo Nacional de Educación para desempeñar el puesto de Maestra de Grado en la Escuela Nicolás Avellaneda, Consejo Escolar 2º. En Mayo del mismo año nombrada por la Dirección General de Escuelas de la Pcia. de Buenos Aires Maestra de Grado en la ciudad de Azul. Marzo de 1909, nombrada por la Dción. General de Escuelas de la Pcia. de Buenos Aires, Directora de la Escuela Nº 25 de la ciudad de Azul. Por el Ministerio de Instrucción Pública, el 3 de junio del mismo año, Maestra de Grado y catedrática de E. Doméstica y Labores de la Escuela Normal Mixta de 25 de Mayo. El 23 de Abril de 1912 Regente y C. de Geografía en la Escuela Normal de Quilmes.” (Foja de servicios, Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes.)
[15] El Monitor de la Educación Común, 1912, Relación de lo pagado por la Tesorería del Consejo Nacional de Educación durante el mes de diciembre de 1912, pág. 147.
[16] El Monitor de la Educación Común, 1912, Relación de lo pagado por la Tesorería del Consejo Nacional de Educación durante el mes de diciembre de 1912, pág. 386.
[17] El Monitor de la Educación Común, 1912. Disponible en  http://www.bnm.me.gov.ar/ebooks/reader/reader.php?mon=1&vt=n&dir=00150842&num_img=5&num_fin=7
[18] Revista El Monitor de la Educación Común, 1918, Sesión 7ª, Circular Nº 15 del 8 de febrero de 1918, págs. 24 y pág. 89.
[19] Revista El Monitor de la Educación Común, 1918, pág. 85.
[20] Revista El Monitor de la Educación Común, 1917, Expediente 3.969, pág. 89.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada