8/5/15

 Por Chalo Agnelli


La muerte es una presencia artera que nos acorrala en los momentos menos pensados. Hoy, al mediodía nos dejó Celiar René Cella, "Quenito": educador, deportista, hombre de bien, quilmeño de añeja factura que deja a toda la comunidad un tanto más huérfana. Muchos no lo habrán conocido, inevitablemente, y se perdieron algo magnífico pues su presencia era un regalo de la vida: entusiasta, positivo, alegre, divertido, sabio, generosa por demás, una personalidad vivificante si las hay.

Quienes fuimos sus amigos, quienes fuimos sus alumnos, quienes fuimos sus colegas despedimos a un hombre que fue verdadero ejemplo de cómo hay que encarar la vida si se desea vivirla en plenitud y sanamente.


Nació en la localidad de Rivadavia, vieja estación América, en la provincia de Buenos Aires y límite con La Pampa, un patrio 9 de julio de 1921, en el hogar de Silvia Elvira Cristy y Ángel Ernesto Cella. Sus padres tomaron su nombre de la leyenda americana romántica “Celiar” del poeta uruguayo Alejandro Magariños Cervantes. Egresó como maestro en la Escuela Normal, a la que amaba con fiel sentimiento, en 1938. Continuó sus estudios en la Universidad de La Plata para realizar el profesorado de Historia y Geografía, título con el que egresó en 1945. 

Surcó las aulas de varias instituciones: el Instituto Nazareth, desde 1958 hasta 1966 en que asumió como rector del mismo hasta 1971; el Instituto Mons. Esandi de Bernal (1971-1975); la Escuela de Enseñanza Media Nº 3 “Francisco J. Salustio” (1971-1986).

En la Escuela Normal, promoción 1938, junto con el director Juan Manuel Cotta, la vicedirectora Josefa Lombán de Casado.

La dedicación a la actividad docente no lo separó de su otra pasión el deporte. Desde 1941 a 1945 jugó hockey sobre patines en el Quilmes Atlético Club y en 1942 practicó hockey sobre césped en la 2º “B” y 2 “A”. En 1944, resultó campeón de 1ª división y sub campeón al año siguiente. Presidió la sub comisión del Club


Quilmes de este deporte (1957-1965) Y, con 54 años de edad, concluyó en 1967 con “los veteranos” en la 2º “B”, que eran que a la vez actuaban como árbitros en las otras categorías de la Asociación. Integró la 1ª división del Círculo Universitario de Quilmes en 1946 y 1947 y entre 1968 y 1975. Jugó tennis en cadetes menores en torneos internos del Club Quilmes, ganó medallas en singles y dobles en pareja con “Chacho” Labourt y en Colón en equipos de 1ª división durante toda su permanencia en esa ciudad (1947-1957).

90 AÑOS!!!! 

También el basquetbol lo tuvo como componente, destacándose en los equipos del Club Quilmes y del Círculo Universitario de Quilmes. 

La trayectoria cultural del profesor Cella siguió el sendero señalado y motivado por su familia. Acompañó a su hermano Orlando en la fundación de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Quilmes, creada el 2 de julio de 1961. 

La Biblioteca Popular Pedro Goyena pierde a su Padrino y su Comisión Administradora a un consejero fiel y certero, quien esto suscribe ha perdido un Amigo.

Con su hermano el profesor Orlando Cella, Marta Ísola de Cella, sobrinos y sobrinos nietos en un festejo aniversario

Con su esposa Angélica De Baldrich, la Prof. Nélida Sanchini de Montorfano 
y el Sr. Ingoloti

Con su esposa Angélica De Baldrich en el festejo de los 100 años 
de la Escuela Normal

¡Siempre dispuesto a la diversión! 

En la Biblioteca Goyena, su casa.

Fuente: http://elquilmero.blogspot.com.ar/ (7 de mayo de 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada