29/8/13

28 de AGOSTO
DÍA NACIONAL DEL ARCHIVERO

Ayer nos saluddamos en privado y hoy lo hacemos en público. ¡Feliz día Archiveros! 

Por decreto Nº 3776/07 la Provincia de Buenos Aires ha reconocido oficialmente el día 28 de agosto como Día del Archivero, incluyendo dicha fecha en las efemérides del calendario escolar. La iniciativa correspondió al Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires, organismo dependiente del Instituto Cultural, e implica un reconocimiento a la labor que desarrollan los archivos y quienes desempeñan tareas en ellos. Asimismo, este decreto jerarquiza la actividad archivística y la profesión de archivero en todo el ámbito bonaerense y destaca la trascendencia que poseen los archivos para la conservación y difusión del patrimonio documental de la Provincia.

¿Por qué el 28 de agosto? Porque ese día del año 1821, el gobernador Martín Rodríguez, a instancias de su Ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia, creó por decreto el Archivo General de la Provincia, convencido de que “la conservación de los archivos de un país asegura sin duda a su historia la materia y los documentos más exactos de ella. Más el arreglo y la clasificación por ramos y épocas de las distintas oficinas, que hacen el servicio de una administración, contribuye a un tiempo a la prontitud y al acierto del despacho”.


La archivística se ha consolidado en los últimos años como una ciencia emergente en el ámbito de la memoria histórica y de la sociedad del conocimiento. La positiva influencia de los archivos en las investigaciones retrospectivas y en la aplicación de políticas de gestión eficiente de la información debe correlacionarse necesariamente con un bagaje teórico que permite una mejora notable de los profesionales del sector y del número creciente de ciudadanos interesados en formarse en esta disciplina. 

La teoría archivística en el transcurrir del tiempo plasma como una disciplina mas renovadora, con la voluntad de convertirse en una herramienta útil para un público cada vez más amplio y plural que necesita organizar adecuadamente sus documentos en una creciente multiplicidad de soportes. 

Por esta razón, se presentan las teorías archivísticas más fundamentales, las posibilidades de explotación educativa de los recursos informativos, la utilización de los archivos y de la información en el marco de las sociedades democráticas más avanzadas o la aplicación de estrategias de marketing, comunicación y calidad de las gestiones de gobierno. 

En conjunto, se trata de una visión panorámica y a su vez reparadora de derechos negados socialmente, dirigida tanto a los profesionales y estudiantes de las ciencias de la información, gestores del patrimonio cultural, como a los sectores con preocupaciones específicas como los informáticos, periodistas, juristas y la sociedad en su conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada