24/3/13

24 DE MARZO DE 1976
37 AÑOS


En la madrugada del 24 de marzo de 1976, los edificios del gobierno y el Congreso Nacional, fueron ocupados por las FF.AA., lo mismo ocurrió en las estaciones de radio y televisión de Bs. As. y las principales ciudades del interior. Además las tropas rodearon numerosas plantas industriales y ocuparon las sedes de los principales sindicatos. Horas después la población se enteraba a través de los medios, que la Junta de comandantes de las tres armas, habían decidido poner fin al gobierno civil de Maria Estela Martínez de Perón y asumían el poder en nombre del autodenominado: Proceso de Reorganización Nacional. (M. VILLAN, P. ROLON, M. CENA, "Cómplices. Civiles y militares durante el primer año de la ultima dictadura en Reconquista. (1.976-1.977)".





“Agotadas todas las instancias de mecanismo constitucionales, superada la posibilidad de rectificaciones dentro del marco de las instituciones y demostrada en forma irrefutable la imposibilidad de la recuperación del proceso por las vías naturales, llega a su término una situación que agravia a la Nación y compromete su futuro. Nuestro pueblo ha sufrido una nueva frustración. Frente a un tremendo vacío de poder, capaz de sumirnos en la disolución y la anarquía, a la falta de capacidad de convocatoria que ha demostrado el gobierno nacional, a las reiteradas y sucesivas contradicciones demostradas en las medidas de toda índole, a la falta de una estrategia global que, conducida por el poder político, enfrentara a la subversión, a la carencia de soluciones para el país, cuya resultante ha sido el incremento permanente de todos los exterminios, a la ausencia total de los ejemplos éticos y morales que deben dar quienes ejercen la conducción del Estado, a la manifiesta irresponsabilidad en el manejo de la economía que ocasionara el agotamiento del aparato productivo, a la especulación y corrupción generalizadas, todo lo cual se traduce en una irreparable pérdida del sentido de grandeza y de fe, las Fuerzas Armadas, en cumplimiento de una obligación irrenunciable, han asumido la conducción del Estado. Una obligación que surge de serenas meditaciones sobre las consecuencias irreparables que podía tener sobre el destino de la Nación, una actitud distinta a la adoptada. 

”Las Fuerzas Armadas han asumido el control de la República. Quiera el país todo comprender el sentido profundo e inequívoco de esta actitud para que la responsabilidad y el esfuerzo colectivo acompañen esta empresa que, persiguiendo el bien común, alcanzará con la ayuda de Dios, la plena recuperación nacional.”

(Fragmentos inicial y final de la Proclama de la Junta Militar, 
24 de marzo de 1976)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada