12/2/13



La historia oral es una herramienta que el investigador crea y confronta con otros documentos para construir “una historia más verídica”, aseguró la docente y especialista en esta metodología, Laura Benadiba. “Es un método para validar la memoria individual y colectiva en la preservación de las identidades de los pueblos”, afirmó.

Benadiba dictó [este jueves 9 de setiembre de 2010] en La Paz el curso “¿Cómo recuperar la historia a partir de testimonios orales?”, iniciativa de la cátedra Problemática del Conocimiento Histórico del profesorado de Historia -que funciona en el Instituto de Formación Docente número 715 de esa localidad-.

El desarrollo del taller se fundamentó en la relevancia científica de la historia oral, en su potencialidad educativa, en su aporte como recurso para la investigación y en la necesidad de los docentes y estudiantes de conocer y profundizar esta temática en tanto de respuesta a alguno de los problemas que plantea hoy la enseñanza de las Ciencias Sociales en la escuela.

En diálogo con AIM, la profesional afirmó que “la historia oral es un recurso, más que una disciplina. Es una metodología que tiene la historia para investigar el pasado reciente”.

Para la investigadora, “lo más importante fue descubrir este recurso como metodología de la enseñanza para trabajar en el aula con los contenidos de Ciencias Sociales e Historia. A mi criterio, debería ser una de las técnicas presentes en todas las materias pedagógicas que se dictan en los profesorados, en las universidades”.

Además manifestó que “lo más importante que tiene es que en los últimos años es cada vez mayor el número de personas que trabaja en historia oral, y eso es bueno porque lo están realizando los docentes, comunidades, pueblos”.

Con las raíces a cuestas

Benadiba contó que actualmente coordina el archivo de historia oral Raíces Docentes, de la Dirección de Escuelas de la provincia de Buenos Aires. “La historia oral está creciendo, lo cual es bueno por un lado, pero por el otro, cualquier cosa que ocurre se la define de esta manera. En la universidad, veía que cualquier entrevista publicada se convertía en un trabajo de historia oral sin el más mínimo análisis o procedimiento para entrevistar, cuando se requiere un cuestionario y estudiar el contexto histórico. De hecho, la entrevista ya plantea un trabajo de investigación porque se define una hipótesis. Hay cosas que en algunos sectores no se tienen en cuenta, lamentablemente, y no sólo acá sino en otras partes del mundo como España y la república Checa”.

Benadiba planteó la alerta sobre el tema y consideró que “la elite quiere quedarse con este ‘negocio’, que no es tal, porque para llevarlo a cabo se requiere mucho trabajo”.

Sin embargo, la historiadora rescató la labor anónima de docentes, comunidades mapuches, e institutos de profesorados. “Lo que digo es que tenemos que aprovechar la posibilidad que nos da el Estado, a través de las políticas de recuperación de la memoria, y utilizarlos para recuperar la que a nosotros nos interesa recuperar. De lo contrario, lo que ocurre es que se recupera la memoria de los años ´70, que no está mal, pero hay que trabajar para que se cumplan los derechos humanos de esos años, que no se cumplen”.

En tal sentido, aseveró que la historia oral colabora en la construcción del pasado reciente a nivel local, regional y nacional de los países. “Es un método para validar la memoria individual y colectiva en la preservación de las identidades de los pueblos. Se trata de una herramienta conceptual y teórica que puede ser aplicada en la enseñanza y en las artes para crear archivos de testimonios y recuerdos”. En síntesis, es la oportunidad de evitar el avance del desarraigo y el olvido.

Fuente: La Nota digital 
http://lanotadigital.com.ar/2010/09/10/testimonio-oral-herramienta-para-construir-%E2%80%9Cuna-historia-mas-veridica%E2%80%9D/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada